•   Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un expolicía prófugo tras atacar en junio la corte suprema venezolana desde un helicóptero se atribuyó el robo de 26 fusiles de una guarnición militar, según videos que publicó en su cuenta de Twitter.

“Operación Génesis, una operación táctica impecable donde seguimos recuperando las armas del pueblo y para el pueblo”, escribió el piloto Óscar Pérez la noche del lunes, en un mensaje que acompaña las dos grabaciones. 

Actor aficionado, Pérez aseguró que los videos corresponden al robo perpetrado el lunes de madrugada en un comando de la Guardia Nacional, en la localidad de Laguneta de La Montaña (estado Miranda, norte).

En las imágenes se le ve inicialmente con un pasamontañas y luego con el rostro descubierto, arengando a un supuesto grupo de militares amordazados. Lo acompañan un par de hombres más. 

“Hay que defender al pueblo (...). La gente no tiene nada que comer, ustedes mismos están pasando trabajo. Sean dignos del uniforme que tienen puesto. Son unos traidores de la patria por no hacer absolutamente nada”, reclamó Pérez a los hombres. 

En otro video se observan pintas con la inscripción “Libertad 350”, que aparentemente aluden a un artículo constitucional que consagra el desconocimiento de gobiernos que “contraríen” los principios democráticos.

“Hacemos un llamado a las Fuerzas Armadas a que hagan (...) restituir el orden jurídico de nuestra nación y sea instaurado un gobierno transitorio digno”, añadió.

26 fusiles y 3 pistolas

La madrugada del lunes, un grupo de desconocidos con uniformes militares sustrajo 26 fusiles Kalashnikov y tres pistolas, así como proveedores y municiones para esas armas, según un parte oficial conocido por la AFP.

El pasado 27 de junio, Pérez y otros hombres no identificados sobrevolaron Caracas en un helicóptero de la policía científica, lanzaron cuatro granadas contra el Tribunal Supremo de Justicia y dispararon hacia el Ministerio de Interior, sin dejar víctimas.

El ataque se produjo en medio de una oleada de protestas contra el presidente Nicolás Maduro, que dejó unos 125 muertos entre abril y julio.

El piloto, de 36 años, está acusado de “ataque terrorista” y tiene orden de captura de Interpol.