•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los presidentes de los países del Mercosur condicionaron hoy a avances democráticos el posible regreso de Venezuela al bloque, del que fue suspendido en agosto por la que consideraron "ruptura democrática", en una cumbre en Brasilia en la que solo el boliviano Evo Morales divergió sobre el asunto.

Mientras que los presidentes de Brasil, Michel Temer; Argentina, Mauricio Macri, y Paraguay, Horacio Cartes, dijeron esperar avances en el diálogo que el Gobierno y la oposición de Venezuela intentan en Santo Domingo para solucionar la crisis política del país, Morales dijo que no entendía la ausencia de un miembro en la cumbre.

El único que se abstuvo de pronunciarse sobre el asunto en la Cumbre de este jueves en Brasilia fue el presidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, cuyo país fue el que más se resistió a la suspensión de Venezuela del bloque.

El mandatario brasileño, en el discurso inaugural, afirmó que el Mercosur "está del lado de la separación de poderes, la libertad de expresión y los derechos humanos", y expresó su deseo de que, "una vez que pueda recuperar la democracia, Venezuela regrese" al bloque suramericano.

Según Temer, "la democracia fue recuperada en la región con un gran esfuerzo" y "defenderla no es imponerle políticas a nadie", pero sí "mantener fidelidad a los compromisos asumidos por el Mercosur" y "sobre todo cuando principios fundamentales son puestos en jaque".

El presidente paraguayo, por su parte, aseguró abrigar "la esperanza" de que Venezuela alcance "un acuerdo político" para restablecer el marco de derecho, condición necesaria para que el país pueda regresar al Mercosur.

"Quiero transmitir mi mensaje de solidaridad y acompañamiento al pueblo venezolano.

Desde el Mercosur reiteremos nuestro compromiso con la defensa de los Derechos Humanos, la libertad de los presos políticos y la pronta adopción de un calendario electoral que garantice un proceso transparente", sostuvo el jefe de Estado de Argentina.

El ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Heraldo Muñoz, que encabezó la delegación de su país en la Cumbre de Brasilia, expresó que, pese a que en los últimos días se registraron avances para un posible acuerdo entre el Gobierno y la oposición, aún es necesario "esperar señales claras de Venezuela para una salida pacífica y democrática" de su crisis política. Chile es uno de los países asociados al Mercosur, el mismo estatus de Bolivia, pero es el único que acompaña como observador los diálogos de los venezolanos en República Dominicana.

De acuerdo con Muñoz, pese a los avances, la posibilidad de un acuerdo se dificulta por decisiones como la que adoptó esta semana la Asamblea Constituyente de eliminar en un acto unilateral la alcaldía de Caracas, que estaba en manos de la oposición, y de dejar en la ilegalidad a los partidos que no participaron en las recientes elecciones municipales.

"Si eso sigue ocurriendo, entonces, la ultima reunión para cerrar, el 12 de enero, será la ultima oportunidad de una salida pacífica y política a la crisis que estamos viendo", manifestó. "Hemos estado haciendo todos los esfuerzos, pero al final son los venezolanos los que deben decidir su futuro y nos preocupan estas señales", agregó el canciller chileno. Morales fue el único que defendió la reintegración de Venezuela al Mercosur. "Hacemos un llamado para unir a Venezuela a estas cumbres tan importantes.

No entendemos cómo un Estado miembro está ausente", afirmó el mandatario boliviano, un incondicional aliado del presidente venezolano, Nicolás Maduro. Morales señaló que la región no puede ignorar que hay un ataque mediático y de algunos países contra Venezuela.

"No podemos dejar que eso continúe. Tenemos que ser solidarios con Venezuela", añadió. Igualmente le pidió a Temer que Brasil lidere un proceso de apoyo al diálogo venezolano en Santo Domingo. "El mejor camino para resolver los problemas políticos es el diálogo. Tenemos que implementar el diálogo para resolver nuestros problemas", puntualizó