•   Bangkok, Tailandia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El vídeo en el que se ve a un hombre pinchar con una vara el hocico de un tigre para obligarlo a bramar mientras los turistas se hacen selfis a su lado indigna a Tailandia.

Desde que el lunes se subió a la red, el vídeo fue visto más de un millón de veces.

"A este tigre lo clavan todo el día, cientos de veces, para que ruja para la foto con los turistas", escribe Edwin Wiek, fundador de la oenegé Fundación Amigos de la Naturaleza de Tailandia, que ha colgado el vídeo en Facebook.

Los turistas no dudan en sentarse encima del animal, que está encadenado, o a acercarse mucho a él para la foto. En ese momento, un empleado presiona la vara en las fauces del tigre, que enseña sus colmillos.

Un portavoz del zoológico The Million Years Stone Park y Pattaya Crocodile Farm declaró a la AFP que la persona a cargo del tigre fue transferida a otro puesto debido al incidente.

Las asociaciones de defensa de los animales suelen acusar al país de explotar a elefantes, monos o tigres para el turismo.