•   Bagdad, Irak  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La policía de la provincia iraquí de Nínive (norte) anunció hoy el hallazgo de tres fosas comunes con 20 cadáveres en el pueblo de Ahliliya, al oeste de Mosul, una zona controlada por los yihadistas durante casi tres años.

El oficial de la Policía Mazen al Ahmadi dijo a Efe que los cadáveres, que fueron encontrados ayer jueves, eran de personas asesinadas por el grupo terrorista Estado Islámico (EI), que controló Mosul y gran parte de Nínive hasta el pasado julio.

Al Ahmadi detalló que las fosas fueron descubiertas por unos trabajadores de la Dirección de Instalaciones Eléctricas que estaban realizando unas obras para levantar una torre de electricidad.

Las autoridades iraquíes han encontrado numerosas fosas comunes en los territorios que estuvieron bajo dominio del EI en Irak.

El pasado 16 de noviembre, la policía iraquí halló otros 20 cadáveres en la parte oriental de la comarca de Al Shirqat, situada en el norte de la provincia de Saladino.

Un mes antes, las fuerzas iraquíes dieron con otra fosa común con al menos 50 cadáveres en la comarca de Al Hauiya, vecina a la de Al Shirqat.

Por otra parte, el Ejército iraquí informó en un comunicado sobre la muerte de ocho combatientes del Estado Islámico que se escondían en un túnel excavado dentro de un edificio en el municipio de Hait, en la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak.

Según la nota, los yihadistas murieron en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, que habían recibido información sobre la existencia de dicho zulo.