•   Miami, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ciudad estadounidense de Delray Beach (Florida) interpuso una demanda federal contra grandes compañías farmacéuticas y distribuidores de medicamentos por su presunta parte de responsabilidad en la llamada "crisis de los opiáceos" en Estados Unidos, informaron hoy medios locales.

Con esta demanda, las autoridades municipales quieren resarcir los gastos, pérdidas y daños sufridos a consecuencia del aumento de las adicciones a los opiáceos, informó el medio MyPalmBeachPost

Los demandantes acusan a los fabricantes de medicamentos de haber puesto en marcha una "estrategia concertada y coordinada" para cambiar la manera en que médicos y pacientes se plantean el manejo del dolor, con vistas a elevar los beneficios de una industria multimillonaria.

La acusación concreta es que las compañías demandadas pagan a los médicos para que receten potentes y muy adictivos analgésicos, dicen los medios.

"Estamos deseando que llegue el día de presentarnos ante la corte para reparar los daños financieros que nuestros contribuyentes han tenido forzosamente que afrontar", dijo el alcalde de Delray Beach, Cary Glickstein, en un comunicado, sobre un caso que han pedido que se ventile en un juicio con jurado.

Según un informe del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) publicado este jueves, más de 63.600 personas murieron por sobredosis de drogas en 2016 en Estados Unidos, un 21 % más que en 2015.

De esas muertes, 42.249 fueron por opiáceos sintéticos como el fentanilo, el tramadol y similares y también por opiáceos naturales o semi sintéticos como el oxicodona, todos ellos potentes analgésicos que se venden bajo receta médica.

Según los medios de la zona de Delray Beach, ciudad que precisamente es conocida como la capital de la rehabilitación de drogas duras de Estados Unidos, la demanda cifra en unos 3 millones de dólares el costo de atender las casi 700 sobredosis ocurridas allí en 2016.

"Ciudades como la nuestra se enfrentan a tragedias humanas incomensurables y a impactos fiscales multimillonarios y en aumento debido en parte a la negligencia y el fraude de los fabricantes y distribuidores de opiáceos que se embolsan miles de millones a sabiendas, si no intencionadamente, que engendran la actual y la próxima generación de adictos a esas drogas", dijo el alcalde.

Antes que Delray Beach, donde existen cientos de clínicas y "hogares sobrios", como se conoce a comunidades para ayudar a salir de la drogadicción y el alcoholismo, otras ciudades, como Chicago y Dayton, Ohio, presentaron demandas similares.

El gobernador de Florida, Rick Scott, firmó el pasado 11 de julio una ley que refuerza los castigos y crea otros nuevos para delitos relacionados con las drogas sintéticas a base de opiáceos y en mayo declaró una emergencia publica de salud para intentar atajar esta crisis

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus