•   Ciudad de México, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un hombre buscado por ser el presunto asesino de la periodista mexicana Miroslava Breach, ultimada en marzo, fue ejecutado por desconocidos en el norte de México, informó este viernes la fiscalía del estado de Chihuahua.

Ramón Zavala, señalado por la investigación judicial como autor material del crimen de Breach, fue abatido en el pueblo de Álamos, en el vecino estado de Sonora (norte), dijo a periodistas el fiscal estatal, César Peniche.

"Luego de matarlo abandonaron su cuerpo en una brecha en Álamos, Sonora(...). Él es quien aparece en la carpeta de investigación como el homicida material" de la reportera, agregó el funcionario.

Según testimonios de pobladores de Los Álamos, Zavala se jactaba de haber matado a "una periodista muy importante" por encargo de un grupo delictivo conocido como Los Salazar, que opera bajo el mando del poderoso cártel del narcotráfico de Sinaloa.

Breach, de 54 años y conocida por sus denuncias contra el crimen organizado y la corrupción política en Chihuahua, fue asesinada el pasado 23 de marzo en la puerta de su casa en la capital del estado. Su cadáver fue encontrado al interior de su vehículo con múltiples impactos de bala en la cabeza.

Un mensaje amenazante fue dejado en el lugar del crimen.

La muerte de Breach, que tenía más de 20 años de trayectoria y trabajaba para los diarios mexicanos La Jornada y el Norte de Juárez, causó indignación en su estado natal y en el país.

Sus colegas en Chihuahua protagonizaron protestas exigiendo el esclarecimiento del crimen y garantías para el ejercicio de su profesión, mientras que organizaciones como Naciones Unidas y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos expresaron "consternación y repudio" por el asesinato.

El crimen de Breach fue apenas el tercero de una fatídica lista de periodistas asesinados este año en México, uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer esta profesión, según organizaciones de defensoría.

La organización Artículo 19 cuenta a 12 reporteros ultimados en México este año, mientras que Reporteros Sin Fronteras mantiene la cifra en 11, pues aún investiga la situación profesional y las circunstancias del asesinato de un reportero en Veracruz esta semana.