•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un colegio londinense abre sus puertas en Navidad a las personas sin techo, cuyo número va en aumento en el país debido a la pobreza, un problema convertido en "crisis nacional".

La asociación de ayuda a los sin techo Crisis aprovechó la ausencia de niños durante este periodo de vacaciones para acoger en el colegio a las personas sin domicilio. Les reparan las mochilas y sacos de dormir, mientras ellos beben café, comen, consultan un médico o sencillamente descansan en un lugar caldeado.

Paula, de 48 años, pasó tres meses en un coche tras ser expulsada de su casa. "Encontrarse sin domicilio es un cambio muy fuerte, pasar de un modo de vida a otro es algo que trastorna a cualquiera...", cuenta esta exasistenta social, que vio a "tipos duros venirse abajo". "Al principio a mí también me destruyó, pero conseguí hacerme fuerte".

Ahora Paula tiene vivienda, pero cuando ella parece salir a flote miles de familias se hunden en la pobreza.

Según un informe parlamentario publicado esta semana, 9.100 personas viven en la calle en Inglaterra, además de las 78.000 familias, con 120.000 niños, sin domicilio, que residen en albergues de urgencia "a veces de muy baja calidad". Hay que añadir los indigentes "ocultos", alojados por sus familias o amigos y no contabilizados en las cifras oficiales.

Vergüenza nacional

Y el problema se agrava. Desde 2011, el número de personas que duermen en la calle se disparó un 134%, según este informe que alerta de una "crisis nacional" y pide al gobierno que aumente la oferta de vivienda para los más necesitados.

La gente acaba en la pobreza por razones muy diversas, desde una ruptura amorosa, la pérdida del empleo o problemas de salud.

Pero contribuyen a ello otros factores. "La ausencia de construcción de viviendas sociales, el coste de la vivienda, la reforma del sistema de prestaciones sociales y los recortes presupuestarios", enumera Jon Sparkles, director de Crisis.

La asociación acogerá a unas 4,500 personas en 13 centros durante el periodo navideño. A su iniciativa se añaden otras, como por ejemplo dar de cenar en Nochebuena a 200 sin techo en la estación londinense de Euston.

Tras calificar recientemente esta situación de "vergüenza nacional", el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, recordó en su mensaje de Navidad a todos aquellos "que no tienen casa propia y duermen en la calle".

La primera ministra Theresa May afirma que su gobierno invierte 500 millones de libras en la lucha contra la pobreza y en el presupuesto anunciado en noviembre se incluyen medidas para aumentar la oferta de viviendas asequibles.

Una cooperante de Crisis desde hace 13 años, Mhari Colvin, recuerda que la vida de una persona puede cambiar radicalmente en un santiamén: los sin techo son "como usted y yo", sólo que han tenido "un revés o dos. A veces basta una cosa para que su mundo se derrumbe".