•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un juez que ordenó encarcelar a expresidentes y empresarios de Perú por el escándalo Odebrecht será separado del caso por una polémica reforma judicial y desató otra tormenta política en el país.

"Con el nuevo estatuto (hay) una pérdida de confianza, no solo para mí sino a todos a los magistrados de la Sala Penal Nacional que lucha contra la corrupción", dijo el juez Richard Concepción Carhuancho, considerado como el "hombre de Año" en Perú por haber ordenado en 2017 prisión preventiva para dos expresidentes.

El presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, negó el jueves que se busque apartar a Concepción de los casos de alto perfil o que la reforma judicial implique un retroceso en la lucha contra la corrupción.

Esta nueva tormenta irrumpió en medio de la tempestad levantada por el polémico indulto al expresidente Alberto Fujimori (1990-2000) concedido por el mandatario Pedro Pablo Kuczynski, y que se sospecha fue parte de un arreglo político para salvarse de ser destituido por el Congreso la semana pasada por haber mentido sobre sus lazos con Odebrecht.

El jefe del Poder Judicial afirma que con la reforma la Sala Penal Nacional -donde Concepción es el juez estrella- "se fortalecerá la capacidad del Poder Judicial para procesar casos de criminalidad organizada (...) y no afectarán los casos vinculados a la empresa Odebrecht".

Pero en la práctica, el nuevo estatuto implica que serán nombrados nuevos jueces titulares en esa Sala, sin que esté asegurada la permanencia de Concepción. Además, los casos de corrupción pasarán a una nueva sala del Poder Judicial, que entrará en funciones el 31 de marzo.

Rodríguez también afirma que el "caso Odebrecht no lo tiene un juez, sino el fiscal Hamilton Castro", y le advirtió a Concepción que debe aceptar las nuevas reglas si no quiere colocarse "en una posición de rebeldía y desacato a la ley".

Orden de prisión para Humala y Toledo

Los casos que colocaron a Concepción en la mirada de los peruanos fueron sus órdenes de prisión preventiva para expresidentes, empresarios y funcionarios, solicitadas por el equipo de fiscales anti-corrupción que investigan a Odebrecht.

Concepción había dicho hace un mes que no actuaba bajo presiones políticas, económicas ni ideológicas de nadie. "Tan solo actuó de acuerdo a ley. Toda decisión mía está sujeta a la impugnación ante instancias superiores", expresó.

La constructora Odebrecht admitió en 2016 que pagó sobornos por 29 millones de dólares en Perú entre 2005 y 2014, durante los mandatos de Alejandro Toledo, Alan García y Ollanta Humala.

En febrero de este año Concepción dictó prisión preventiva de 18 meses para Toledo (2001-2006), acusado de haber recibido 20 millones de dólares en sobornos por la construcción de una carretera interoceánica.

Al no encontrase en Perú, sino en Estados Unidos, se pidió la extradición de Toledo, que sigue en proceso.

En julio Concepción acogió el pedido del fiscal Castro y ordenó 18 meses de prisión preventiva para Humala (2011-2016) y su esposa Nadine Heredia.

Hace unas semanas dictó también prisión preventiva contra cuatro ejecutivos y exejecutivos de grandes constructoras peruanas que fueron socias de Odebrecht.

Además, por orden de este juez están detenidos el exviceministro Jorge Cuba, los funcionarios Edwin Luyo, Miguel Ángel Navarro y Carlos Zevallos, por irregularidades en la concesión de la Línea 1 del Metro de Lima durante el gobierno de García (2006-2011).

"Comportamiento valiente"

Rodríguez niega que el Poder Judicial le haya quitado la confianza a Concepción.

"De ser así, ya lo hubiéramos sacado de la Sala Penal Nacional", señaló.

Los actuales jueces de la Sala Nacional permanecerán en sus cargos sólo unos cuatro meses más hasta que se implemente el nuevo estatuto y luego volverán a sus cargos de origen. Para quedarse deberán rendir un examen ante el Consejo Nacional de la Magistratura, según el reglamento.

"Al disponer esta resolución administrativa que todas las plazas salgan de inmediato a concurso es como si se haya perdido la confianza en toda la Sala Penal Nacional. Pero además veo un trato discriminatorio por el concurso de plazas para integrarla", dice Concepción, a quien han salido a defender algunos colegas.

"El magistrado Concepción Carhuancho, quien dejará la Sala Penal Nacional, representa el comportamiento valiente que los jueces tenemos para enfrentar al poder en el Perú", dijo el presidente de la Corte Superior de Justicia de la región sureña de Arequipa.