•   Teherán, Irán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán vive desde el jueves pasado una ola de protestas violentas contra la situación económica y contra el gobierno.

En total 21 personas, entre ellas 16 manifestantes, murieron desde ese día, cuando empezaron en la ciudad de Mashhad (noreste) las protestas contra las dificultades económicas y el poder, que luego se extendieron por todo el país.

Son las más importantes desde el movimiento de 2009 contra la reelección del presidente ultraconservador Mahmud Ahmadineyad.

- Mashhad -

El 28 de diciembre, cientos de personas se manifestaron en la segunda ciudad del país, Mashhad (noreste), contra el alza de los precios, el desempleo y el gobierno del presidente Hasan Rohani.

Según imágenes de video difundidas por el medio reformista Nazar, los manifestantes corearon "¡Muerte a Rohani!" y criticaron los compromisos del gobierno en otras causas regionales antes que en el ámbito doméstico.

- Condena de Washington -

El 29 de diciembre, cientos de personas se manifestaron en Qom (norte), coreando sobre todo "Muerte al dictador" y "Liberen a los presos políticos", según vídeos difundidos en redes sociales.

El vicepresidente primero, Eshaq Jahanguiri, acusó a los opositores de estar detrás de estos movimientos de protesta mientras que la diplomacia estadounidense dijo que los dirigentes iraníes "han transformado un país próspero (...) en un Estado delincuente a la deriva".

- "Manifestaciones ilegales" -

El 30 de diciembre, el poder sacó a decenas de miles de personas a las calles para celebrar el aniversario de la gran movilización progubernamental que marcó el fin de la contestación contra la reelección de Ahmadinejad en 2009.

El ministro iraní del Interior pidió a la población que no participara en "manifestaciones ilegales".

Por la tarde, cientos de personas se manifestaron en el barrio de la universidad expresando su rechazo al poder, antes de ser dispersados por la policía.

El presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró sus advertencias respecto al poder iraní, afirmando que "los regímenes opresivos no pueden durar para siempre".

- Manifestantes muertos -

El 31 de diciembre el ministro del Interior advierte a los que "utilizan la violencia" que deberán "responder de sus actos".

Hassan Rouhani, presidente de Irán. AFP/ENDEl acceso a las redes sociales Telegram e Instagram desde dispositivos móviles volvió a ser suspendido. Las autoridades acusan a grupos "contrarrevolucionarios" en el extranjero

El presidente Rohani reconoce que Irán debe permitir "un espacio" para que la población pueda expresar sus "preocupaciones diarias", aunque condena la violencia.

Por la noche, las violentas manifestaciones se sucedían en una decena de ciudades.

En la ciudad de Dorud dos manifestantes murieron en la madrugada del 31 de diciembre.

- "Alborotadores" -

El 1 de enero de 2018, Rohani declaró que el pueblo iraní responderá a los "alborotadores y los que incumplan la ley". El presidente iraní calificó a los contestatarios de "pequeña minoría que (...) insulta a los valores sagrados y revolucionarios".

Por su parte, el presidente estadounidense Donald Trump afirmó que "llegó el momento del cambio" en Irán. Rusia considera que se trata de "un asunto interno" y la Unión Europea pide que se garantice el derecho a manfiestarse.

Por la noche nueves personas mueren en varias provincias de la ciudad de Isfahán, entre ellas seis manifestantes, cuando intentaban asaltar una comisaría.

- "Enemigos" de Irán -

El 2 de enero, el vicegobernador de Teherán, la ciudad menos afectada por las protestas, anuncia el arresto de 450 personas desde el sábado.

Por su parte el guía supremo, el ayatolá Ali Jamenei, acusa a los "enemigos" de Irán de ser responsables de los disturbios.

Turquía dice estar preocupada por el riesgo de una "escalada" de violencia.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus