•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ciudad boliviana de Santa Cruz (este), la más grande y poblada del país, amaneció hoy con una fuerte lluvia que duró varias horas y dejó algunas de sus avenidas inundadas, con daños en la infraestructura vial y algunas viviendas aunque sin que se reporte hasta el momento pérdida de vidas.

El secretario de Seguridad Ciudadana de la Gobernación de Santa Cruz, Enrique Bruno, señaló a los medios que la lluvia afectó las rutas hacia los "municipios cercanos a la ciudad de Santa Cruz", en las que hubo derrumbes y desplomes de la capa de asfalto.

La lluvia comenzó en la urbe amazónica, capital económica de Bolivia, en la madrugada del martes con una alta intensidad, según informes climáticos recogidos por la Gobernación cruceña y que llevaron previamente al instituto de meteorología nacional a declarar una alerta naranja.

Los barrios más afectados son los que se encuentran en el este y el norte de la ciudad.

El secretario de Obras Públicas de la Gobernación, Hugo Sosa, declaró a los medios que los trabajos de rehabilitación de los caminos intermunicipales afectados no se iniciarán en tanto no deje de llover.

La información sobre los primeros efectos de la inundación comenzó a circular en las primeras horas de la mañana con reportes de varios vehículos que fueron arrastrados y totalmente destruidos por la corriente de las aguas, y el desborde de canales de drenaje que inundaron algunas calles y avenidas.

En otros casos, las aguas anegaron los pasos a desnivel de la ciudad en los que quedaron embalsados algunos vehículos o el caso de algún autobús público obstruido en una cuneta que perdió la estabilidad por la poca la visibilidad en la plataforma asfáltica.

El ministro de Desarrollo Rural de Bolivia, César Cocarico, dijo a los medios que si bien hubo problemas en la ciudad oriental, la situación "no es en todo (el departamento de) Santa Cruz".

Cocarico descartó que en las regiones del departamento dedicadas a la agricultura se hayan producido daños e indicó que un grupo de funcionarios de su ministerio se desplegarán a las zonas más vulnerables.

La situación en la ciudad todavía es de emergencia debido a que los pronósticos indican que la lluvia continuará durante el martes.