•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Casa Blanca evitó pedir un cambio de régimen en Irán y dijo que lo que quiere es que se respeten los derechos humanos de los iraníes, al tiempo que advirtió que mantiene abierta la opción de sancionar al gobierno iraní a medida que suben las detenciones en las protestas de ese país.

“Ciertamente, mantenemos abiertas nuestras opciones en términos de sanciones”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en su primera conferencia de prensa del año.

El cambio sería que el pueblo de Irán tuviera derechos humanos básicos y que Irán deje de ser un Estado patrocinador del terrorismo. Esos son los cambios que buscamos. Si quieren acometerlos con el liderazgo actual, si es que eso es posible, de acuerdo”, dijo Sanders.

La portavoz describió las protestas como “un levantamiento orgánico popular organizado por valientes ciudadanos iraníes” y dijo que la comunidad internacional “no puede quedarse en silencio” ante  la violencia registrada en las protestas.

“Estados Unidos apoya al pueblo iraní y llamamos al régimen a respetar el derecho básico de sus ciudadanos a expresar pacíficamente su deseo de cambio”, subrayó Sanders.

Convocatoria urgente

Estados Unidos anunció que está buscando la convocatoria de una sesión de urgencia del Consejo

de Seguridad de la ONU para adoptar una respuesta ante las protestas que se están registrando en Irán.

“Las libertades que están consagradas en la Carta de Naciones Unidas están bajo ataque en Irán”, afirmó en declaraciones a los periodistas la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley.

Según Haley, la idea es que también haya otra reunión de urgencia del Consejo de Derechos Humanos, en Ginebra, para analizar el mismo tema.

La embajadora estadounidense no precisó la fecha en la que se celebrarían dichas reuniones, pero dijo que será en los días próximos.

“Vamos a tener conversaciones en el Consejo de Seguridad y ver qué necesitamos para tener una sesión de urgencia”, afirmó Haley.

“De una forma u otra -agregó-, tendremos una reunión sobre lo que está pasando en Irán con las protestas y su lucha en favor de la libertad”.

 Según Haley, que en su calidad de embajadora ante la ONU integra  el gabinete de Donald Trump, las protestas que se están desarrollando en Irán son “completamente espontáneas” y se están registrando “virtualmente en todas las ciudades” del país.

“La comunidad internacional tiene un papel que jugar en este tema”, insistió. 

 Según informó posteriormente el embajador de Kazajistán ante la ONU, Kairat Umarov, cuyo país preside este mes el consejo, el tema de Irán todavía no está en la agenda de ese órgano de la ONU y dijo que su inclusión depende del acuerdo de los países miembros.

Umarov confirmó que Haley le había mencionado el tema. “Estamos listos para trabajar en ello”, dijo el embajador kazajo, e insistió en que “está abierto” a llevar el tema de Irán a la mesa de debates del Consejo de Seguridad si así se decide finalmente.

Detenidos en Irán

Al menos mil personas han sido detenidas en diferentes ciudades de Irán desde que el jueves pasado comenzaron las protestas por las políticas económicas del Gobierno, según autoridades y responsables de los cuerpos de seguridad.

En Teherán, unos 450 manifestantes han sido detenidos en Teherán, según el vicegobernador provincial, Ali Asgar Naserbajt.  Por su parte el vicefiscal de la ciudad de Mashad (noreste de

Irán), Hasan Heidarí, indicó que en esa localidad se han practicado 138 arrestos, mientras que el comandante de los Guardianes de la Revolución de la provincia suroriental de Kerman, Golam Alí Abuhamze, detalló que en la población del mismo nombre hay más de 80 detenidos.

También en Hamedan (oeste de Irán) los arrestados superan los 150, según su gobernador, Alí Toalí.

Asimismo, se han llevado a cabo unas 100 detenciones en la ciudad de Arak, en la provincia occidental de Markazi, puntualizó su gobernador, Alí Aqazade.

El vicegobernador de la provincia de Azerbaiyán Occidental, Alireza Radfar, comunicó el arresto de diez personas en la ciudad de Orumie, al tiempo que el comandante de la policía de Azad Shahr, Mohamadreza Aslaní, confirmó cuatro detenciones en esa localidad septentrional iraní.

A todas esas cifras hay que sumar los detenidos en numerosas poblaciones del país, en las que sus responsables se han limitado a hablar de “grupos” de detenidos.

Las autoridades de Irán amenazaron a los manifestantes antigubernamentales de acusarlos de delitos, algunos de ellos castigados con la pena de muerte.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus