Secciones
Multimedia

La mayoría de los detenidos en Irán son jóvenes, muchos de ellos estudiantes

Foto por: EFE

Decenas de miles de personas se manifestaron hoy en numerosas ciudades de Irán para expresar su apoyo al régimen de la República Islámica de Irán y contrarrestar las manifestaciones de protesta contra las políticas económicas del gobierno.

Al menos mil personas han sido arrestadas en diferentes ciudades del país desde que el jueves pasado comenzaron las protestas por las políticas económicas del Gobierno.

Un gran número de los detenidos durante las protestas antigubernamentales de los últimos días en Irán son jóvenes y muchos de ellos, estudiantes, aseguró hoy el ministro de Educación de Irán, Mohamad Bathaí.

"Todavía no hay estadísticas exactas respecto a que cuántos de ellos fueron estudiantes", pero "hoy haremos un seguimiento respecto a este tema con el Ministerio del Interior y en otras instituciones de seguridad", dijo Bathaí, según la agencia local iraní de noticias ISNA.Al menos mil personas han sido arrestadas en diferentes ciudades del país desde que el jueves pasado comenzaron las protestas por las políticas económicas del Gobierno, aunque esa cifra puede ser mayor, ya que muchas provincias no han facilitado aún datos al respecto.

El ministro de Educación, que no especificó la edad de los estudiantes detenidos, explicó que "algunos" de los que fueron arrestados, sólo "estaban pasando por la calle" donde se encontraban los manifestantes, que en algunas ciudades se enfrentaron a las fuerzas de seguridad.

Ayer, en su cuenta de Twitter, Bathaí se lamentó por la muerte en las protestas de dos estudiantes llamados "Armin" y "Shayan", sin facilitar sus edades ni que estudios realizaban, aunque, según medios locales, se trataba de dos menores de 13 y 15 años.

Las manifestaciones de protesta comenzaron el pasado jueves en la ciudad de Mashad y se extendieron a numerosas ciudades, donde hasta ahora han muerto más de 20 personas.

Las autoridades iraníes amenazaron ayer a los manifestantes con acusarlos de delitos como "atentar contra la seguridad nacional" y la "enemistad con Dios" (moharebeh), ambos penados con la condena a muerte.