•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Petrobras acordó pagar 2,950 millones de dólares para desactivar una demanda colectiva en un juzgado de Nueva York presentada por inversores que consideran fueron perjudicados por el escándalo de corrupción que estalló en la compañía, informó este miércoles la petrolera.

"El acuerdo, que será sometido a la apreciación del juez, busca cerrar todas las demandas actualmente en curso", señaló Petrobras en una nota publicada por la Comisión de Valores, organismo regulador del mercado de capitales de Brasil.

La petrolera bajo control estatal propuso dividir el pago en dos cuotas, de 983 millones cada una, y una tercera de 984 millones.

El primer desembolso se realizaría hasta 10 días después de la eventual aprobación preliminar del juez; la segunda, hasta 10 días después de que obtenga la luz verde definitiva y la última en un máximo de seis meses posteriores a esa decisión o el 15 de enero de 2019, lo que ocurra último.

El valor impactará en el resultado del cuarto trimestre del 2017, indicó la nota.

"El convenio elimina el riesgo de un juicio desfavorable que, conforme fue reportado anteriormente al mercado, podría causar efectos materiales adversos a la compañía y a su situación financiera. Además, pone fin a las incertidumbres, cargas y costos asociados a la continuidad de esa acción colectiva", señaló.

Para Petrobras, el acuerdo millonario "no constituye un reconocimiento de culpa o de la práctica de actos irregulares", ya que se considera "una víctima" de los delitos revelados por la "Operación lava jato" (lavadero de autos), investigación que echó luz sobre una gigantesca red de corrupción y sobornos a políticos a cambio de obras en la estatal.

El caso se regó por todos los niveles de la administración pública sin distinguir partidos ni ideologías y llevó a prisión a parte de la élite empresaria y política de la mayor economía latinoamericana.

La demanda fue presentada por particulares y fondos de pensión, que habían invertido en la petrolera a través de productos financieros complejos.

Esos papeles habían sido adquiridos a un precio elevado basado en el valor estimado de los activos de la empresa brasileña, pero luego de que estallara el escándalo la petrolera debió depreciar sus activos y generó pérdidas en los portafolios de numerosos inversores.

La firma pasó a pérdida más de 2.000 millones de dólares en su balance 2014 por ese caso.