•   Shanghái, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Detrás de los espectaculares rascacielos de Shanghái, los habitantes de los barrios viejos de la ciudad pasan el invierno con un frío glacial.

En el barrio de Laoximen, no lejos de la prestigiosa avenida del Bund, shanghaianos y migrantes venidos del campo se envuelven en sus abrigos dentro de sus casas destartaladas.

Para ahorrar energía, el gobierno decidió en 1950 dividir China en dos mitades. Instaló calefacción central pública en las ciudades del norte del país, más frío, pero no en el sur, donde está ubicada Shanghái. Aquí la temperatura promedio en invierno es de 12ºC durante el día y 4ºC por la noche.

En Laoximen, los habitantes con pocos ingresos no pueden permitirse otro sistema de calefacción y aunque muchos tienen climatizadores de aire frío y caliente, estos pueden disparar las facturas de electricidad hasta los 100 yuanes (15 dólares, 13 euros) al mes o más.

El barrio está compuesto por edificaciones de madera de uno o dos pisos, al lado de una zona comercial moderna. Los trabajadores migrantes pueden alquilar viviendas por 1000 yuanes mensuales.

Para Zhang Dongjun, un basurero de 57 años, un radiador eléctrico sería un lujo en su habitación, en la que la cama ocupa ya todo el espacio. En su lugar, utiliza una manta eléctrica para dormir.

La señora Yin, una septuagenaria, se queja por su parte del dolor que le provoca el frío en las piernas.

"Los radiadores consumen electricidad. No los enchufamos nunca, salvo cuando nos visitan amigos o familiares", cuenta. "En general utilizamos una bolsa de agua caliente para que no se nos enfríen las manos", añade.

Más lejos, Bao Shanchun, de 64 años, que vive de la reventa de antigüedades, tiene un radiador en su minúscula habitación de 10 m2. Pero está constantemente apagado para ahorrar.

"Estoy muy contento de ganar entre 100 y 200 yuanes diarios con mi trabajo. Ganar dinero me hace feliz", declaró Bao, que llegó a Shanghái hace 15 años, atraído por las promesas de hacer fortuna con facilidad.

"Cuando tenga 70 años regresaré a mi ciudad natal", explica.