•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, afirmó hoy que se mantendrá vigilante "para que no haya ninguna desestabilización en Irak", en velada alusión a las potencias de la región tentadas de hacer valer su influencia, en particular Irán.

En su discurso de felicitación del año nuevo al cuerpo diplomático en París, Macron dijo que una vez vencido militarmente el grupo terrorista Estado Islámico (EI), tanto en Siria como en Irak ahora el reto es "ganar la paz".

En el caso de Irak se trata de organizar, como está previsto, unas "elecciones libres" en mayo, de desmilitarizar a las milicias no reconocidas por el Gobierno y de respetar la Constitución, en referencia también a la cuestión kurda.

Sobre Siria, el presidente francés previno contra la pretensión de ciertas potencias de determinar cuáles son los grupos de oposición que deben ser reconocidos en el diálogo político que, como viene señalando desde que llegó al cargo en mayo, habrá que mantener con el régimen de Bachar al Asad.

Su doctrina al respecto pasa por constatar que "tenemos un enemigo, el Estado Islámico", y que "el pueblo sirio tiene un enemigo, Bachar al Asad".

A partir de ahí, dijo, el objetivo es lograr "una estabilidad territorial incluyente" que implica "hablar con los representantes de Bachar al Asad", pero también integrar a "todas las sensibilidades" de la oposición.

Macron pidió defender el acuerdo de 2015 con Irán sobre su programa nuclear y completarlo con un diálogo para "encuadrar su actividad balística" y con "un acuerdo marco" sobre su presencia en otros países del entorno que "desestabiliza la región".

Anunció que, para las conmemoraciones del centenario del fin de la Primera Guerra Mundial, invitará el próximo 11 de noviembre a 80 dirigentes internacionales a París, donde aprovechará para celebrar un foro para defender el multilateralismo.

La razón es que, a su juicio "el modelo (de relaciones internacionales) establecido en 1945 está ahora en crisis" por las posiciones unilaterales de algunos, en particular de Estados Unidos, al que criticó, sin citarlo, por su decisión de abandonar la Unesco, "un error histórico".

En la defensa del multilateralismo, Macron quiere asociar a Europa, cuya refundación es otra de sus prioridades para este año, empezando con una declaración junto a la canciller alemana, Angela Merkel, el próximo día 23 con ocasión del aniversario del Tratado del Elíseo entre los dos países.

Para llevar a cabo esa refundación, asume "plenamente la idea de una vanguardia abierta", formada por los países que quieran ir más lejos en campos como la defensa.

En paralelo, hizo notar que "en Europa hay un diálogo singular sin el que las cosas no avanzan, el eje franco-alemán". "Si Francia y Alemania no se ponen de acuerdo -añadió-, Europa no avanza".