•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Centenares de empleados públicos se manifestaron este jueves en Buenos Aires en contra de despidos en la administración, que los sindicatos calculan en 1.200 personas cesanteadas durante el mes de diciembre.

Con camisetas verdes de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y lanzando cohetones al aire, los empleados marcharon sin incidentes por varias calles del centro de la capital argentina, desde el Obelisco hasta la Plaza de Mayo, donde tiene su sede la presidencia.

"Nuestro patrón no es el gobierno de turno, nuestro patrón es el pueblo argentino y a su servicio queremos construir un Estado democrático y popular", dijo Hugo Godoy, secretario general de ATE, en un breve discurso al cierre de la manifestación.

El gobierno del presidente Mauricio Macri se ha propuesto reducir el tamaño del Estado, tanto por la cantidad de cargos como de organismos, y reducir el déficit fiscal proyectado en 3,5% del Producto Interno Bruto para este año.

El gobierno sostiene que la mayor parte de los cesanteados han sido personas con contratos a término que no fueron renovados.

Según el privado Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento, para 2016 había en Argentina cerca de 3,9 millones de trabajadores del sector público, tanto a nivel nacional como provincial y municipal, que representaban 18% de los ocupados.

En su intención de achicar la nómina estatal, el gobierno ha instalado en varios entes estatales un control de asistencia de los empleados, que deben identificarse con un sistema biométrico a su ingreso y a su salida del trabajo.

Ese sistema busca detectar a los "ñoquis", como llaman los argentinos a aquellos que cobran un sueldo sin ir a trabajar y a los que se les abre un trámite de despido.