•   Santiago de Chile  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Chile, uno de los países más sísmicos del mundo, registró durante 2017 un total de 8.094 temblores de tierra, un 26 % más respecto del año anterior, en el que hubo 6.437, según un informe del Centro Sismológico Nacional difundido hoy.

Del total, 352 fueron reportados como "de bastante consideración" por la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI), mientras otros 7.742 temblores fueron calificados de "no percibidos" por el Centro de Alerta Temprana de ese organismo, dependiente del Ministerio del Interior.

Según los expertos del Centro Sismológicos Nacional de la Universidad de Chile, la diferencia entre ambos tipos está relacionada con la magnitud del fenómeno telúrico y también con la profundidad de los mismos.

Este aumento en la cantidad de fenómenos telúricos, se explica fundamentalmente por el aumento de la cobertura instrumental, es decir, existe un mayor número de estaciones instaladas, lo que permite detectar y localizar sismos de menor magnitud.

También por los dos grandes terremotos de los últimos años: el de Illapel en 2015 y el de Chiloé en 2016, además de la secuencia de movimientos frente a las costas de Valparaíso en abril de 2017.

El informe destaca que generalmente en Chile, por cada sismo de magnitud 7 en la escala de Richter hay aproximadamente diez temblores de magnitud 6; otros 100 eventos de magnitud 5 y así sucesivamente.

El director del Centro Sismológico Nacional, Sergio Barrientos, aseguró que Chile "es uno de los países más sísmicos del planeta y esta cifra anual es principalmente el resultado del robustecimiento de nuestra red de monitoreo".

"Ello nos permite detectar y observar un espectro de actividad sísmica mucho más amplio, y con mayor detalle, en comparación con los años anteriores", añadió Barrientos.

Chile, que está asentado sobre el Cinturón de Fuego del Pacífico, registra desde la época de la colonia al menos 80 terremotos, que solo en los últimos 60 años han causado 40.733 muertos.

El Cinturón de Fuego del Pacífico (o Anillo de Fuego del Pacífico) está situado en las costas del océano Pacífico y se caracteriza por concentrar algunas de las zonas de subducción más importantes del mundo, lo que ocasiona una intensa actividad sísmica y volcánica en las zonas que abarca.

Incluye a Chile, Argentina, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Honduras, Guatemala, México, Estados Unidos, Canadá, entre otros.