•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Estados Unidos amenazó hoy con pedir cuentas a los responsables de la violencia contra los manifestantes antigubernamentales registrada en Irán en las últimas fechas.

"Tenemos amplia autoridad para pedir cuentas a aquellos que han cometido violencia contra los manifestantes, contribuido a la censura o robado al pueblo de Irán", afirmó en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.

En un escrito dirigido directamente a "las víctimas del régimen" iraní, Nauert aseguró a los manifestantes opositores que los tomarían en consideración: "No serán olvidados", dijo.

La portavoz recordó que Estados Unidos continúa "monitorizando" la situación en Irán y interpretó que la población ha estado expresando sus "deseos de ser tratados dignamente, acabar con la corrupción, mejorar en transparencia e incrementar las oportunidades económicas".

"Los manifestantes han demandado que el régimen deje de dedicar la riqueza nacional a financiar aventuras militares en el extranjero", enfatizó la portavoz sobre las autoridades iraníes. En este sentido, Nauert lamentó que el Gobierno de Teherán haya continuado "deteniendo y matando" a quienes son "lo suficientemente valientes como para salir a la calle".

Amnistía Internacional señaló hoy que las manifestaciones contra "la pobreza, la corrupción, la represión política y el autoritarismo" en Irán han dejado al menos 22 muertos desde el 28 de diciembre, dos de ellos agentes de seguridad.

Las protestas comenzaron el pasado jueves denunciando el alza de los precios y la corrupción, pero tomaron poco después una deriva más dura contra el propio sistema de la República Islámica, que acabó en disturbios.

El propio Ejecutivo iraní restó hoy importancia a las protestas de la última semana, que ya ha dado por finalizadas, y volvió a insistir en que detrás de las mismas están los "enemigos externos" del país, entre los que citó a Estados Unidos.