•  |
  •  |
  • AFP

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, asistirá a la Cumbre de las Américas en Puerto España con la intención de orquestar el coro antiestadounidense en este encuentro que reunirá por primera vez al mandatario norteamericano, Barack Obama, con sus homólogos de la región. "La artillería nuestra se está preparando", advirtió Chávez de cara a la cita regional.

En Puerto España Chávez desea "defender la integración del Caribe y América Latina" y "exigir que el imperio que dirige Obama levante el bloqueo a Cuba" y cumpla con las resoluciones de las Naciones Unidas. "¿Por qué Cuba no está en la Cumbre de las Américas? Esa será una de las primeras preguntas que desde ahora resonarán en Trinidad", advirtió Chávez ayer.

La cita en Trinidad se celebra cuatro años después del último encuentro hemisférico de Mar del Plata, en Argentina, donde Chávez centró las atenciones al dar por muerta el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), impulsada por Washington, que ha desaparecido desde entonces de los temas de discusión en la región. Mientras el acuerdo general del ALCA se diluía en acuerdos bilaterales de libre comercio entre Estados Unidos y un puñado de países de la región, Chávez aprovechó la bonanza petrolera para cohesionar un bloque de aliados que tienen en común una postura crítica a las políticas estadounidenses en América Latina.

Reunión del ALBA es el jueves
De esta forma nació en 2004 la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que agrupa a Honduras, Nicaragua, Bolivia, Dominica, Cuba y Venezuela. El próximo jueves, Chávez anunció una reunión de los presidentes de Cuba, Raúl Castro, Honduras, Manuel Zelaya; Nicaragua, Daniel Ortega y el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, en Cumaná (este) para preparar una postura conjunta ante la cumbre de Trinidad. A ellos se unirán el presidente de Ecuador, Rafael Correa, en calidad de invitado, según el mandatario anfitrión.

Chávez, acérrimo crítico de las políticas "imperialistas" de Estados Unidos, fue sin embargo optimista ante "la elección histórica" de Obama y ha reconocido que su gobierno "da algunas señales positivas que hay que reconocer". No obstante, meses después, acusó a Obama de inmiscuirse en asuntos internos venezolanos y lo llamó "pobre ignorante" por haber insinuado que este gobierno sudamericano estaría apoyando a grupos como la guerrilla de las FARC y prestaba una escasa colaboración en materia de lucha contra el narcotráfico.

Pero la realidad es que la actitud conciliadora del mandatario estadounidense hacia la región y el recibimiento positivo de sus propuestas por parte de algunos líderes latinoamericanos parecen eclipsar radicalismos como el de Chávez. Obama asistirá a la Cumbre "sin ideas preconcebidas, sin políticas norteamericanas para intentar imponer en el resto del hemisferio", según los voceros del gobierno estadounidense.

Para el presidente brasileño, Luiz Inacio Lula da Silva, tener a Obama en la Casa Blanca "es una oportunidad para que América Latina establezca una nueva relación con Estados Unidos". "Si Obama habla en Puerto España como ha prometido (...), los líderes latinoamericanos deben estar preparados para iniciar una etapa de las relaciones entre el Norte y el Sur despojada de los viejos complejos, como pueblos que deciden su propio destino", opinó en la misma línea el ex canciller venezolano Simón Consalvi en un artículo publicado en el diario El Nacional. Pero por ahora Chávez ha sido más cauteloso sobre los resultados que podría esperar de la Cumbre. "Vamos a esperar a ver con qué nos viene el presidente de Estados Unidos. Vamos a ver si es verdad que viene con una nueva visión sobre América Latina y el Caribe y de respeto a nuestros pueblos", apuntó.

Fernando Lugo buscará apoyo para proyectos en el ALBA

El presidente de Paraguay irá como observador a la cumbre del ALBA, anunció hoy en rueda de prensa el asesor de la Presidencia de la República, Gustavo Codas. El mandatario viajará a Caracas "para conocer de primera mano este proyecto de integración regional", declaró Codas al indicar que posteriormente Lugo se dirigirá a Trinidad y Tobago para participar de la Cumbre de las Américas del 17 al 19 en Trinidad y Tobago.

El gobierno de Lugo considera que en el marco del ALBA se puede encontrar apoyo a proyectos e ideas que Paraguay tiene en el ámbito regional e internacional, sostuvo el asesor presidencial. "Consideramos que los países del ALBA pueden apoyar la visión paraguaya sobre la soberanía energética", enfatizó el funcionario.