•  |
  •  |
  • EFE

La Vasconia, considerada la panadería más antigua de Ciudad de México con casi 150 años de historia, hornea desde el 1 de enero entre 400 a 450 roscas de reyes diariamente, incluso hasta después del festejo del Día de Reyes.

Aunque las roscas varían en tamaño, cantidad de "Niños Dios" que traen dentro y el sabor del relleno, "la que más buscan (los clientes) es la tradicional con cuatro muñecos y la rellena", explicó a Efe Gonzalo Salazar, encargado de panadería.

Tras vivir el paso de tres generaciones de propietarios en tres siglos diferentes, La Vasconia ha conservado la tradicional forma de amasar con las manos y el uso de ingredientes naturales para la elaboración de su propio pan. "No hay masa congelada; aquí la están haciendo al momento.

Todo es natural, artesanal más que nada", comentó Salazar, quien tiene 27 años trabajando en La Vasconia.

Agregó que aunque este año el 6 de enero, Día de Reyes, será fin de semana, los clientes siguen buscando la rosca de reyes al iniciar la semana cuando las personas regresan a sus actividades laborales. Sostuvo que por el uso de ingredientes naturales como la mantequilla, el sabor es lo que los caracteriza.

"Los clientes vienen hasta acá, hasta el Centro Histórico, por su rosca porque el sabor les gusta", manifestó. Respecto a la tradicional forma de elaborar los panes, José Antonio Zugarramurdi, socio propietario de la panadería, comentó que los padres y tíos de los actuales panaderos eran maestros bizcocheros de la panadería, pero al morir o jubilarse dieron paso a la siguiente generación.

José Antonio, quien ha vivido la actividad panadera desde niño, puntualizó que el paso del tiempo los ha llevado a modificar algunas formas de producción, como cambiar el horno de ladrillo por eléctricos. Sin embargo, siguen trabajando en mantener los tradicionales panes.

"Se han ido perdiendo variedades pero nosotros tratamos de conservar todavía algunas clases que son típicas y que cada vez ya no se encuentran tan fácil en las panaderías", expuso.

La Vasconia, ubicada en el Centro Histórico de Ciudad de México, fue fundada por panaderos que emigraron de España a México en la segunda mitad del siglo XIX. "Los fundadores son navarros de la parte vasca, el señor Marcelino Zugarramurdi que vino a México; fundaron la panadería y posteriormente fue pasando entre hijos, nietos, sobrinos, etcétera. Así hemos llegado hasta la generación actual", explicó José Antonio.