•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los Reyes Magos, muy esperados por los niños españoles, desfilaron el viernes en numerosas ciudades de España en la víspera de la Epifanía, mostrando en algunas cabalgatas la defensa de la comunidad LGBT en Madrid o de los independentistas en Cataluña, constataron periodistas de la AFP.

Es durante la Epifanía, el 6 de enero, cuando los Reyes Magos traen sus regalos a los niños españoles, y no Papá Noel el 25 de diciembre como en otros países.

Muchas ciudades españolas organizan "Cabalgatas de Reyes", en las que los tres reyes magos de la tradición bíblica desfilan en caballos o camellos o, más generalmente, en carrozas, lanzando caramelos y pequeños regalos a los niños.

En la capital, miles de personas desafiaron a la lluvia para ver a Gaspar, Melchor y Baltasar desfilar subidos a una carroza iluminada con tonos dorados, como sus trajes.

Igualmente en Madrid, el desfile del barrio popular de Vallecas, criticado por los conservadores por la presencia de una 'drag-queen' en una de las carrozas que acompañaba a los Reyes Magos, se celebró sin incidentes.

A la cola del desfile, la 'drag-queen' "La Prohibida" apareció vestida con un pijama de peluche rosa, subida a una carroza "por la igualdad" decorada con la bandera del arcoiris.

En Cataluña, en la ciudad de Manresa, por encima de la multitud flotaban globos amarillos como muestra de apoyo a los dirigentes independentistas encarcelados por su participación en el camino hacia la secesión de la región.

En Barcelona, cada rey tenía su propio carruaje: Melchor estaba en un "jardín mágico" hecho con falsas hojas gigantes, Gaspar desfiló subido a una carroza de tonos rojos inspirada en los jardines japoneses, y Baltasar estuvo acompañado de una cantante guineana.