•  |
  •  |
  • END

LA PAZ / AFP

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó ayer martes que siente “mucha vergüenza” por usar aviones prestados de Argentina, Venezuela y Brasil en sus viajes al exterior, y que, a pesar de ello, desistió de comprar una nave, para financiar un padrón electoral biométrico que costará 35 millones de dólares.

“Teníamos un presupuesto para comprar un avión; ya tengo mucha vergüenza prestarme (tomar prestado, ndlr) un avión de Brasil, Argentina y Venezuela para viajar al exterior”, afirmó Morales en un acto de promulgación de la ley que regirá las elecciones generales del 6 de diciembre próximo.

El mandatario dijo que la elaboración de un nuevo padrón electoral biométrico (huellas dactilares, fotografías y firmas digitalizadas), que tiene un costo de 35 millones de dólares, será financiado con el costo de un avión que su presidencia pretendía adquirir este año.

Garantizar padrón electoral

“No tengo un avión para viajar a Europa o a Latinoamérica, por eso presupuestamos” la compra de la nave, afirmó el mandatario, quien suele desplazarse en territorio boliviano en un pequeño avión de la Fuerza Aérea Boliviana con capacidad para seis personas y en un helicóptero venezolano Superpuma.

Morales acotó que “como falta plata para el padrón electoral biométrico, (entonces) renuncié a comprar un avión; esa plata será para garantizar un nuevo padrón electoral” que la oposición exigió como condición clave para aprobar la norma, por sus sospechas de que el registro manual de inscritos podría beneficiar el mandatario.

Promulgada la Ley Electoral --por cuyo motivo realizó una huelga de hambre de seis días--, Morales baraja la posibilidad de asistir a una reunión de países del ALBA, el miércoles, y a la Cumbre de las Américas, en Trinidad y Tobago, del 17 al 19 de abril.