•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El viaje de la mandataria chilena Michelle Bachelet al país caribeño, que fue autorizado por unanimidad el pasado martes por el Senado de la República, se extenderá hasta el día 8 y es la penúltima gira exterior de la jefa de Estado, además de la que realizará a Japón.

Durante su estancia en la isla, Bachelet tiene previsto entrevistarse con el presidente Raúl Castro y con el cardenal y arzobispo emérito de La Habana, Jaime Ortega y Alamino, entre otras actividades.

En víspera de esta visita, un grupo de senadores y diputados de derecha, centro e izquierda, –entre ellos, el excandidato presidencial oficialista Alejandro Guillier– presentaron sendos proyectos de resolución en los cuales piden a la jefa de Estado que “rechace la violación a los derechos humanos” en Cuba.

Los impulsores de esta iniciativa piden a la presidenta Bachelet que, “en el marco de su visita oficial a Cuba, manifieste el rechazo de Chile a las sistemáticas violaciones a los derechos humanos sufridos por grupos opositores a la dictadura cubana”, entre otras demandas.

Rechazo de conservadores

La gira ha suscitado también un fuerte rechazo de representantes del sector más conservador, como el diputado y excandidato presidencial José Antonio Kast, y el senador Manuel José Ossandón, quien también se postuló en 2017 a la candidatura presidencial por Chile Vamos, pero fue derrotado por Piñera.

“Ir a Cuba por tres días a despedirse de Raúl Castro es un gustito. Bachelet es capaz de ir a abrazarse con él, que tiene una dictadura en su país, y ahí los derechos humanos los guarda en su cartera”, señaló Kast, quien se define como cercano a los defensores del régimen de Augusto Pinochet (1973-1990).

“No me parece mal el viaje a Cuba de la presidenta Bachelet, es más, si agregara una visita a Nicaragua y otra a Venezuela, podría pasar a la historia como ‘la gira del socialismo fracasado’”, ironizó por su parte el senador Ossandón, quien encabeza el sector populista de la derecha.

Pero la visita a Cuba también ha generado reproches por parte de parlamentarios de la coalición oficialista Nueva Mayoría, como el diputado socialdemócrata Jorge Tarud. 

“Nunca he politizado los temas de Estado, como la política exterior, (pero) en este viaje a Cuba he intentado buscar cuál es el propósito de conveniencia para el país y la verdad es que no lo encuentro”, manifestó el parlamentario del Partido por la Democracia (PPD).