•  |
  •  |
  • END

BUENOS AIRES/AFP

La presidenta argentina, Cristina Kirchner, abogará de nuevo en la cumbre americana por un mayor compromiso de las potencias para enfrentar la crisis mundial y por el fortalecimiento del sistema interamericano de derechos humanos, dijo ayer martes una fuente oficial.

Kirchner partirá mañana jueves desde Argentina hacia Trinidad y Tobago, que será sede de la V Cumbre de las Américas entre el 17 y 19 de abril, con la presencia del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, quien se presentará por primera vez en un encuentro que reúne a jefes de Estado del continente americano.

La mandataria insistirá allí en la necesidad de reformar el sistema financiero internacional para brindar respaldo a las economías de los países emergentes en el marco de la crisis económica global, como lo hizo en recientes foros que reunieron a líderes del mundo, agregó la fuente.

La prédica de la mandataria argentina había sido expresada antes, este año, en la Cumbre de Líderes Progresistas en Chile, en el encuentro árabe-sudamericano en Qatar y en la Cumbre del Grupo de los 20 (G20) en Londres.

“No sólo ha fracasado el neoliberalismo, sino una forma de funcionamiento del sistema mundial de los organismos internacionales”, dijo la presidenta en la cita de Viña del Mar (Chile) a finales de marzo, en la que abogó por un rol más activo del Estado frente a la crisis económica global.

Para la presidenta, “el Estado debe empezar a dar soluciones a las empresas que no encuentran financiamiento y a los consumidores que no pueden pagar sus hipotecas”, tras la explosión ocasionada por operaciones especulativas en el área de crédito inmobiliario en EU que encendieron la mecha de la crisis.

El planteamiento argentino

Los planteamientos de Argentina para democratizar los organismos de crédito, aumentar las regulaciones y eliminar los paraísos fiscales fueron similares incluso a los realizados por Gran Bretaña en la reciente Cumbre del G-20, que reunió a países desarrollados y emergentes.

Tras esa reunión, Argentina y Estados Unidos coincidieron en que el actual desafío del G-20 es lograr instrumentar lo pactado en Londres, durante un encuentro entre el canciller argentino, Jorge Taiana, y la secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, la semana pasada en Washington.

Los líderes del G-20 acordaron comprometer un billón de dólares para el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros organismos multilaterales a fin de auxiliar a la castigada economía mundial.

Argentina canceló la deuda por 9,500 millones de dólares que mantenía con el FMI en un solo pago en 2006, y ahora sumó su voz a los reclamos para que la entidad otorgue créditos sin los condicionamientos tradicionales que imponía el Fondo, entre ellos el seguimiento de planes económicos y cuentas públicas.

La economía argentina sufre síntomas de enfriamiento tras un lustro de crecimiento de casi 9% anual, afectada por la caída de la demanda mundial de productos agrícolas, y por la reducción de la producción automotriz y de la construcción, dos pilares de la expansión en el sector industrial.

El proyecto de declaración de la Cumbre de las Américas que suscribirán los presidentes incluirá el compromiso de reforzar la cooperación en el continente, trabajar para restaurar el crecimiento económico mundial y lograr las reformas necesarias en los sistemas financieros, indicó la fuente gubernamental.