•   Rio de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un prófugo acusado de haber ordenado las tres rebeliones que se registraron la última semana en un centro carcelario del estado brasileño de Goiás fue arrestado hoy en un balneario de Río de Janeiro, informaron fuentes oficiales.

Se trata de Stephan de Souza Vieira, de 34 años, conocido como BH y que fue detenido en la mañana de este domingo en un apartamento de lujo en Cabo Frío, municipio en el litoral del estado de Río de Janeiro, según un boletín de la Policía Civil regional.

Vieira, que responde por varios homicidios, es acusado de comandar una de las mayores organizaciones criminales de Goiás y se fugó en noviembre pasado del Complejo Penitenciario de Aparecida de Goiania, escenario en los últimos siete días de tres diferentes rebeliones de presos, en una de las cuales murieron nueve reclusos.

El prófugo purgaba en ese complejo una condena a 26 años de prisión por diferentes crímenes, entre los cuales homicidio y tráfico de drogas.

Las dos primeras rebeliones de esta semana se registraron en la Colonia Agroindustrial, la unidad del Complejo Penitenciario de Aparecida de Goiania destinada a presos en régimen semiabierto (duermen en la cárcel y trabajan fuera), la primera el lunes con nueve muertos y catorce heridos en una disputa entre bandas rivales, y la segunda en la noche del jueves sin víctimas.

El tercer motín, igualmente sin víctimas, tuvo lugar en la Penitenciaría Odenir Guimaraes, la unidad para los presos en régimen cerrado del mismo complejo carcelario.

El prófugo es señalado como el líder regional en Goiás del Comando Vermelho, una organización criminal nacida en Río de Janeiro y considerada como la segunda mayor de Brasil, y se le acusa de haber ordenado el asesinato de varios integrantes de bandas rivales tanto dentro como fuera de la prisión.

En el apartamento en que fue localizado en Río de Janeiro, la Policía Civil se incautó de decenas de teléfonos móviles, joyas, dinero en efectivo y cuadernos al parecer con anotaciones sobre los movimientos financieros del tráfico de drogas.

"Fue una detención importante debido a que se trata del jefe en Goiás de la mayor organización criminal de Río de Janeiro y responsable por las rebeliones que se vienen registrando allá.

El arresto fue posible gracias a la colaboración de la Policía en Goiás y Río de Janeiro", afirmó el comisario Felipe Curi, responsable por la operación.