•   Nueva York, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La legisladora de la Asamblea estatal de Nueva York Pamela Harris fue acusada hoy de once cargos, incluidos fraude y manipulación de testigos, informaron fuentes judiciales.

Harris, del Partido Demócrata, que representa a un área que incluye la zona de Coney Island, integra el cuerpo legislativo neoyorquino desde 2015, cuando fue elegida para reemplazar a un asambleísta que había renunciado para trabajar en el sector privado.

La fiscalía del Distrito Este de Nueva York informó de que los cargos contra la legisladora incluyen cuatro de fraude electrónico, dos de fraude de bancarrota, cuatro de falsos testimonios y uno de manipulación de testigos.

Según el comunicado oficial, Harris, la primera afroamericana en representar a un distrito neoyorquino con una mayoría de residentes blancos, supuestamente se apropió irregularmente de decenas de miles de dólares de fondos públicos de agencias federales y estatales.

Entre el presunto fraude cometido se incluye el cobro de 23,000 dólares para abonar una oficina de una organización sin fines de lucro en el distrito de Brooklyn, pero después de recibir esa suma la desvió para pagar gastos personales.

Ese supuesto delito fue cometido antes de ser legisladora del estado, pero ya como asambleísta desvió supuestamente para su uso personal 11.400 dólares destinados a una organización sin fines de lucro.

También está acusada de apropiarse supuestamente de fondos destinados a los afectados por el huracán Sandy, que azotó la costa este de Estados Unidos en 2012.

En este caso, recibió 25,000 dólares después de que asegurara que su residencia en Coney Island había quedado inhabilitada por el huracán y necesitaba los fondos para pagar su casa de distrito de Staten Island, cuando en realidad seguía viviendo en Coney Island.

Una vez supo que se la estaba investigando, según el comunicado de la fiscalía, instruyó supuestamente a varios testigos para que mintieran a los agentes del FBI que estaban realizando las pesquisas. Si es declarada culpable de estos cargos se enfrenta a una pena máxima de 30 años de prisión por falsos testimonio a las autoridades, y otras condenas más bajas por otros cargos menores, como el de fraude y manipulación de testigos.

La biografía oficial de Harris recoge, entre otras funciones, su activismo en favor de las víctimas del huracán Sandy.

La legisladora se entregó hoy a agentes del FBI y en las próximas horas tiene que comparecer por primera vez ante el juez para conocer los cargos.