•   Barcelona, España  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La presidenta del parlamento catalán, la independentista Carme Forcadell, anunció este jueves que no repetirá en el cargo ante la causa judicial abierta contra ella por rebelión y sedición por su papel en el fallido intento de secesión de España.

"Les anuncio que no me postularé para repetir como presidenta de esta cámara", dijo en una rueda de prensa Forcadell, a quien le habían ofrecido repetir en el puesto tras las elecciones del 21 de diciembre en esta región.

"Creo que el nuevo momento político requiere de una nueva figura libre sobre todo de los procesos judiciales", añadió quien fuera coorganizadora de las grandes manifestaciones independentistas como presidenta de la influyente asociación ANC.

El gobierno español de Mariano Rajoy disolvió el parlamento controlado por los independentistas y convocó nuevas elecciones cuando intervino de facto la autonomía regional después de que la cámara proclamara una fallida república el 27 de octubre.

La renuncia de Forcadell, que seguirá como diputada, se produce dos días después de que uno de los principales candidatos a sucederla, el exresponsable de Justicia Carles Mundó, anunciara que abandona la política.

Como el resto del gobierno presidido por Carles Puigdemont y cesado también por Rajoy, Mundó estaba investigado por rebelión y sedición.

El mismo día, el expresidente catalán Artur Mas (2010-2016) anunció también que dimitía como presidente de su partido y el de Puigdemont, el PDeCAT, para dejar paso a nuevos liderazgos y hacer frente a las múltiples causas abiertas vinculadas al proceso independentista.

Desde octubre de 2016, Forcadell estaba investigada por presunta desobediencia al Tribunal Constitucional, que le había exigido no permitir la tramitación de leyes y resoluciones promoviendo la secesión.

Después de la declaración de independencia, la causa se amplió con los delitos de rebelión y sedición por los que incluso pasó una noche en prisión preventiva antes de ser dejada en libertad provisional.

Cinco otros miembros del órgano rector del parlamento están también investigados y tres de ellos no seguirán en la nueva legislatura.

"Nos hemos limitado a garantizar una cosa tan simple como que en un parlamento se pueda hablar de todo", afirmó Forcadell, a quien la oposición la acusó de vulnerar el reglamento de la cámara para facilitar la aprobación de las leyes independentistas.

El inicio de la nueva legislatura se prevé también controvertida: los independentistas tienen mayoría absoluta (70 sobre 135 escaños) y quieren investir como presidente a Puigdemont, instalado en Bélgica desde que el gobierno lo destituyó.

Pero quieren hacerlo a distancia, por videoconferencia o por escrito, para evitar que vuelva a España y sea detenido, aunque la oposición asegura que es ilegal. La última palabra la tendrá el órgano rector del parlamento, con su presidente en la cabeza.