•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de Argentina pidió hoy "mucha paciencia" a quienes vayan a cruzar la frontera con Chile para ver al papa Francisco durante su próxima visita a ese país, entre el 15 y 18 de enero, al considerar que será un proceso "muy complejo" debido al "aluvión de gente" que se espera.

El ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio, acompañado del gobernador de la fronteriza provincia de Mendoza, Alfredo Cornejo, recorrió este jueves uno de los puntos fronterizos entre los dos países para conocer de primera mano el operativo de seguridad que organizan el Gobierno nacional y el provincial.

"Hemos trabajado con las autoridades de la provincia para generar un esquema para la semana que viene que va a permitir, en la medida de lo posible, que este aluvión de gente que esperamos para los próximos días por la visita del papa a Chile no tenga que hacer una gran espera, sobre todo en la frontera", explicó Frigerio a la prensa en la localidad de Uspallata.

En este lugar, por ejemplo, el Ministerio de Salud desplegará un camión con todos los servicios sanitarios indispensables para una espera de algunas horas.

"Va a haber lugares para comer, para esperar con comodidades que no hay precisamente en la frontera. Lo mismo vamos a hacer en Luján de Cuyo (localidad mendocina)", resaltó el ministro.

Actualmente, según agregó, se están desplegando obras y estructura de logística para recibir "a mucha gente que va a cruzar la frontera y que coincidirá además con el cambio de quincena de las vacaciones de verano".

"Queremos pedir mucha paciencia a los que vayan a cruzar y también solicitarles que aquellos que no tengan indispensablemente que hacerlo la semana que viene posterguen esta decisión unos días", subrayó Frigerio.

Por último, subrayó que se va a tratar de ordenar "lo máximo posible algo que va a ser muy complejo" dada la cantidad de gente que se espera.

"De todas maneras, esto está acompañado por las obras que venimos haciendo en los distintos centros de fronteras del país, en una semana que, insisto, va a ser compleja", aseveró el ministro.

El hecho de que Francisco, en sus cinco años de papado, todavía no haya viajado a Argentina, su país natal, incrementa los deseos de sus compatriotas de poder verlo.

La Dirección Nacional de Migraciones también reforzó su dotación de personal en los pasos de frontera, por lo que habrá más inspectores de control migratorio y nuevos puntos de atención.

Se pidió además a las autoridades de las provincias involucradas en los centros de frontera su colaboración para llevar a cabo medidas de salud, ordenamiento y control de los vehículos, entre otros aspectos.

Por otro lado, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Fisco argentino, anunció hoy que reforzará sus puestos de control en los pasos fronterizos.