•   Puerto Príncipe, Haití  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las máximas autoridades de Haití recordaron hoy a las víctimas del terremoto que hace ocho años asoló parte de este empobrecida nación, donde 300,000 personas perdieron la vida y 1.5 millones quedaron sin hogar.

El presidente del país, Jovenel Moise, acompañado de su esposa, Martine Moisés; y del primer ministro, Jack Guy Lafontant, homenajearon a las víctimas en una ceremonia en el cementerio St Christophe, al norte de Puerto Príncipe, donde fueron sepultados los fallecidos y se levantó un monumento en su honor.

Moise depositó una corona de flores ante el monumento a St Christophe en presencia del presidente del Senado, Joseph Lambert, y del de la Cámara de Diputados, Honorable Gary Bodeau.

"Es un deber recordar a nuestros hermanos y hermanas que se fueron, en su mayor parte, prematuramente", dijo Moise.

A la vez, señaló, que "es una obligación del pueblo haitiano no repetir los errores del pasado, especialmente en términos de la construcción de nuestra infraestructura", una de las principales causas de muerte durante el desastre de 2010.

"Hay que reflexionar y hacer las cosas mejor que en el pasado", apuntó el presidente de Haití, el país más pobre de América y muy vulnerable a los desastres naturales.

Durante la jornada conmemorativa, en un acto simbólico, Moise depositó la primera piedra para la construcción del nuevo Palacio Presidencia, ya que el anterior fue destruido por el sismo.

El 12 de enero de 2010 Haití sufrió un devastador terremoto de magnitud 7, seguido de tres réplicas superiores de magnitud 5, que causó más de 300,000 muertes, similar número de heridos, unos 1.5 millones de damnificados y la casi total destrucción de su capital, Puerto Príncipe.