•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La Defensa Civil elevó el lunes a 104 la cifra de heridos que dejó el terremoto de 7,1 grados de magnitud que sacudió la costa sur de Perú el domingo, matando a una persona.

El fuerte remezón, ocurrido a cuatro días de la llegada del papa Francisco a Perú, destruyó 168 viviendas principalmente de adobe, según el último balance de la Defensa Civil.

El epicentro se ubicó a 31 kilómetros al sur-suroeste de Acarí, localidad costera de Acarí, región Arequipa, a unos 500 km al sur de Lima, en una zona de escasa población.

Los primeros reportes de la Defensa Civil mencionaron 55 heridos y dos muertos, aunque luego la cifra de fallecidos fue reducida a uno, cantidad que se mantuvo en el informe del lunes.

El sismo ocurrió el domingo a las 04H18 locales (09H18 GMT) y en un primer momento el servicio geológico estadounidense (USGS) le atribuyó 7,3 grados para luego redujo la cifra a 7,1 grados en la escala de magnitud de momento.

Los daños causados, a los que se sumaron el bloqueo de vías, suspensión del suministro de energía eléctrica y de agua potable, llevaron al presidente Pedro Pablo Kuczynski a declarar en emergencia a la provincia de Caravelí, donde se halla Acarí. Esta localidad tiene unos 4.000 habitantes.

"A través del Ministerio de Vivienda llevaremos viviendas temporales y realizaremos mejoras reales en casas de material noble (...), queremos que la población lleve su vida tranquila", aseguró este lunes la presidenta del Consejo de Ministros, Mercedes Aráoz, en una conferencia de prensa.

Algunas viviendas de Acarí quedaron destruidas y otras inhabitables.

Las autoridades dijeron que enviaron un centenar de carpas y medio millar de colchones y frazadas como ayuda humanitaria inicial, cantidad que se irá incrementando.

Durante el domingo la energía eléctrica retornó gradualmente, aunque continuaba el lunes suspendido el suministro de agua potable, según reportes de televisoras.

El último gran terremoto en Perú se registró el 15 de agosto de 2007 en la región de Ica, 325 km al sur de Lima, con una magnitud de 7,9 grados y dejó más de 500 muertos, 2.290 heridos y 76.000 viviendas destruidas e inhabitables.

Perú se encuentra en el llamado cinturón de fuego del Pacífico, una zona de fuerte actividad sísmica.