•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, posesionó hoy a 30 de los 38 magistrados de la Justicia Especial para la Paz (JEP), columna vertebral del acuerdo firmado con la FARC y a la que se someterán excombatientes y militares señalados de delitos atroces.

"Hoy posesionamos a los magistrados y al fiscal de un sistema de justicia para la paz que hará historia, no solo en nuestro país sino en el mundo entero", afirmó Santos en la ceremonia de posesión de los juristas y del director de la Unidad de Investigación y Acusación de la JEP, Giovanny Álvarez Santoyo.

De los 30 magistrados posesionados, 14 harán parte del Tribunal de la Jurisdicción Especial para la Paz y 16 de las Salas de Justicia. Los restantes ocho no tomaron posesión de sus cargos porque están finiquitando asuntos personales.

Como parte del acuerdo de paz se estableció la creación de la JEP, que cumplirá con el deber del Estado de investigar, esclarecer, perseguir, juzgar y sancionar las violaciones a los derechos humanos y las infracciones al Derecho Internacional Humanitario (DIH) que tuvieron lugar en el contexto y en razón del conflicto armado.

"La piedra angular del acuerdo que se logró en el tema de justicia es el pacto de que no hay amnistía para los crímenes de lesa humanidad, los graves crímenes de guerra, el genocidio y,en general, las graves violaciones a los derechos humanos y las graves infracciones al Derecho Internacional Humanitario", afirmó Santos.

En ese sentido, recordó que la JEP juzgará no solo los delitos de los guerrilleros y agentes del Estado cometidos "con ocasión o en relación con el conflicto armado" sino también los de civiles que se sometan a ella y hayan "tenido participación activa o determinante en los crímenes más graves".

"Habrá sanciones, como la restricción efectiva de la libertad para quienes ofrezcan verdad y reparación a las víctimas, e incluso penas de prisión de hasta 20 años para quienes no digan la verdad", dijo.

Asimismo, el mandatario valoró que este sistema de justicia busca que los responsables de delitos digan "toda la verdad" y ayuden a reparar a sus víctimas. "Las víctimas quieren más la verdad que ver a sus victimarios tras las rejas.

A las víctimas les sirve más la reparación que la venganza (...) Este es un concepto de justicia moderno, propositivo, restaurativo, que reemplaza a esa justicia punitiva, de revancha y retaliación", añadió.

Santos también destacó que los magistrados fueron elegidos entre más de 2.300 aspirantes, de los cuales 2.135 cumplieron los requisitos del Comité de Selección conformado por tres extranjeros, entre ellos los juristas Diego García-Sayán, de Perú, y Álvaro Gil Robles, de España, así como por dos colombianos.

"Será una corte plural, como el país, pero sabemos que en sus decisiones primarán, como debe ser, la verdad y la justicia, y que sus fallos se ajustarán a las evidencias. Y algo que me satisface mucho: más de la mitad de los magistrados de este nuevo sistema de justicia transicional son mujeres", añadió el mandatario.

El presidente explicó que las primeras tareas de los magistrados serán "de organización", por lo que tendrán que dedicar sus primeros meses de trabajo a "dictar su propio reglamento y a preparar todo lo necesario para funcionar".

"También les corresponderá, como una de sus primeras asignaciones, aplicar lo referente a la Ley de Amnistía, función que vienen cumpliendo los jueces ordinarios pero que pasará a esta nueva jurisdicción ya posesionada", aseveró.