•   Naciones Unidas  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Expertos en derechos humanos de la ONU pidieron hoy a Irán detener la ejecución de Abolfazl Chezani Sharahi, un joven condenado a muerte a los 15 años que debe ser ejecutado este miércoles, sólo dos semanas después del ajusticiamiento de otro adolescente.

En un comunicado, los expertos advirtieron de que esta ejecución implica una "flagrante indiferencia a las normas internacionales de derechos humanos".

El menor fue condenado a muerte en 2014 tras ser encontrado culpable del delito de asesinato, por el apuñalamiento fatal de un hombre en una pelea.

En la sentencia el tribunal citó la opinión de un experto que sostuvo que "poseía madurez mental" a la edad de 15 años, un veredicto que fue confirmado por el Tribunal Supremo el mismo año.

En 2015 el joven presentó una solicitud para ser juzgado de nuevo atendiendo al artículo 91 del Código Penal Islámico de 2013, en la que alegó que la comisión médica que evaluó su madurez en el momento del crimen no incluyó a un especialista en psicología infantil, pero el Tribunal Supremo rechazó este argumento.

El Comité para los Derechos del Niño pidió hace dos años a Irán que cese las ejecuciones de niños y personas que hubieran cometido crímenes antes de haber cumplido los 18 años.

Irán es uno de los países que ha ratificado el Convenio Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención de los Derechos del Niño, que prohíbe de forma inequívoca la aplicación de la pena de muerte a los menores de 18 años.

Sin embargo, varios informes indican que hay al menos 89 delincuentes adolescentes en el corredor de la muerte en Irán.

Al menos cuatro delincuentes menores de edad fueron ejecutados en Irán el año pasado.

Los expertos instaron al Gobierno de Teherán a poner fin a esa práctica y a conmutar todas esas condenas de muerte.

Los expertos que firmaron el comunicado son la relatora sobre la situación de derechos humanos en Irán, Asma Jahangir; la relatora sobre ejecuciones extrajudiciales, Agnes Callamard, y la actual presidenta del Comité de la ONU sobre los Derechos del Niño, Renate Winter.