•   Santiago de Chile, Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El papa Francisco manifestó este martes "dolor" y "vergüenza" por el "daño irreparable" causado a los niños por sacerdotes pederastas, durante su visita a Chile, empañada por las protestas que dejaban medio centenar de detenidos.

"No puedo dejar de manifestar el dolor y la vergüenza que siento ante el daño irreparable causado a niños por parte de ministros de la Iglesia", dijo el papa en el palacio de La Moneda, donde fue recibido por la presidenta saliente, Michelle Bachelet, suscitando los aplausos de los asistentes.

En Chile, casi 80 religiosos abusaron de menores desde el 2000, según una lista distribuida la semana pasada por la ONG estadounidense Bishop Accountability.

Uno de los casos más emblemáticos que marcaron a la sociedad chilena es el del sacerdote Fernando Karadima, denunciado en 2010 por varias víctimas. El Vaticano lo condenó a retirarse "a una vida de oración y penitencia".

"Es justo pedir perdón y apoyar con todas las fuerzas a las víctimas, al mismo tiempo que hemos de empeñarnos para que no se vuelva a repetir", dijo el papa, bajo una fuerte presión de las organizaciones civiles para que la Iglesia actúe y destierre esta lacra que tantas víctimas ha causado en todo el mundo.

Pero para las víctimas, pedir perdón "no es suficiente". "Necesitamos actos concretos que el papa no toma en la Iglesia chilena contra los abusadores", dijo a la AFP Juan Carlos Claret, vocero de la asociación de laicos de Osorno, que lucha para que se expulse al obispo Juan Barros, señalado como encubridor del caso Karadima.

Barros coofició la misa con Francisco, desatando la ira en las redes sociales. "El Papa pide perdón, pero el encubridor de Karadima está en la misa del Parque O'Higgins, mientras que a las víctimas no las quiso recibir", dice Víctor Pacheco en un tuit.

"Si el papa se va de Chile sin el compromiso de investigar la complicidad de los líderes de la Iglesia, la desconfianza en la Iglesia se va a agudizar", dice Anne Barrett Doyle, codirectora de BishopAccountability en un comunicado.

- Protestas -

Cerca de medio centenar de personas, según la prensa local, fueron detenidas en las protestas realizadas a la entrada del Parque O'Higgins contra el gasto que está generando para el Estado la visita del papa y contra los abusos de curas pederastas. Las manifestaciones se dieron durante la misa de la paz que reunió a 400.000 personas.

Entre gritos de "morir luchando" y "cómplices pederastas", los manifestantes fueron dispersados por los carabineros con ayuda de camiones lanza-agua.

En la madrugada de este martes se registraron tres nuevos ataques contra iglesias, en una comuna de Santiago y en La Araucanía (sur), que se suman a otros cinco que se produjeron el fin de semana pasado.

El papa ha llegado al país más hostil de América Latina con la Iglesia católica y en pleno cambio social: acaba de aprobar el aborto terapéutico y tramita en el Parlamento el matrimonio homosexual tras la adopción de la unión civil de parejas del mismo sexo y la una ley de identidad de género.

"Debemos superar las desigualdades que aún nos atraviesan, asegurar el bienestar de todos/as, debemos fortalecer nuestra cultura de la solidaridad, exigirle más a nuestra ética cívica, política y económica, debemos acoger mejor nuestras diversidades", recordó la presidenta Michelle Bachelet, que el 11 de marzo entregará el poder al conservador Sebastián Piñera, presente también en el acto en La Moneda.

- Indígenas y migrantes -

En su primer discurso en Chile, donde permanecerá hasta el jueves para luego proseguir su visita en Perú, el papa abogó por los indígenas, los migrantes, los jóvenes, los niños y el medio ambiente.

Sobre los pueblos originarios, con los que se reunirá el miércoles en Temuco (sur), Francisco pidió que se les "escuche" y se respeten sus derechos y su cultura.

En un Chile convertido en los últimos años en receptor de migración, sobre todo de Venezuela, Haití, Colombia o Bolivia, el papa recordó que los migrantes quieren "construir un futuro mejor para todos".

Sobre los "graves problemas ecológicos y ambientales" ocasionados por la supremacía del poder económico sobre los ecosistemas naturales, pidió que se tenga en cuenta la "sabiduría" de los pueblos originarios para "aprender que no hay verdadero desarrollo en un pueblo que dé la espalda a la tierra y a todo y todos lo que la rodean".

En la tarde del martes, el papa argentino visitó una cárcel de mujeres y posteriormente se iba a reunir con religiosos en la Catedral de Santiago, donde no se descarta que pudiera evocar de nuevo los abusos sexuales cometidos por el clero.

También tiene programada una visita privada al santuario de San Alberto Hurtado, donde mantendría un encuentro privado con los sacerdotes de la Compañía de Jesús.