•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realizará un ensayo clínico para probar la técnica conocida como Estimulación Magnética Transcraneana (EMT) y su eficacia para tratar la adicción a la nicotina.

En entrevista con Efe, Guadalupe Ponciano, directora del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la UNAM, dijo que esta institución encabeza el proyecto con el apoyo de la Fundación Interamericana del Corazón.

La investigadora explicó que la EMT se utiliza para tratar enfermedades como Parkinson o depresión, pero en otras partes del mundo ha generado buenos resultados contra las adicciones, incluidas drogas duras como la heroína.

"Hace que el cerebro module la calidad de neurotransmisores y que haya neurogénesis, es decir, que se formen nuevas células", indicó Ponciano. A través de un transconductor, la EMT produce pulsaciones en la cabeza del paciente para inducir corriente eléctrica en el interior del cerebro mediante un campo magnético.

Es indolora, tiene pocos efectos secundarios y no requiere anestesia. Para la prueba, la UNAM está buscando 120 voluntarios que residan en la Ciudad de México y que hayan fumado al menos 5 cigarrillos al día durante el último año sin interrupciones. "Lo vamos a comparar con herramientas que ya tenemos como el parche de nicotina y la terapia cognitivo-conductual", apuntó.

El proyecto comenzará en febrero, será un ensayo clínico controlado aleatorizado y la etapa de tratamiento durará 10 semanas. Sin embargo, a los participantes se les dará seguimiento durante un año.

Todo el proceso es gratuito y es importante que los participantes tengan disponibilidad para asistir a las sesiones, explicó Ponciano. El Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo de la UNAM nació como una clínica para el tratamiento de la adicción al cigarrillo.

Actualmente también realiza investigación en búsqueda de métodos eficaces y específicos para la población mexicana. "Ya no podemos ver los artículos de Estados Unidos y de Inglaterra y pensar que eso va a ayudar a los mexicanos, porque tenemos una idiosincrasia muy distinta", señaló Ponciano.

Además, el programa capacita a los estudiantes de medicina para que cambien su visión sobre el tabaquismo, que no se vuelvan médicos fumadores y puedan ayudar a sus pacientes a dejar de fumar.