•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los asesinatos contra el colectivo LGTB crecieron un 30 % en Brasil en 2017 con respecto al año anterior, según datos de la organización no gubernamental Grupo Gay de Bahía divulgados hoy por medios locales.

El número de homicidios contra lesbianas, gais, transgénero y bisexuales en el país suramericano pasó de 343 en 2016 a 445 contabilizados el año pasado, de acuerdo con el estudio divulgado este miércoles por el portal O Globo.

Las muertes contra este colectivo "crecen de manera alarmante" en los últimos años, pues en el año 2000 se registraron 130, una cifra ya de por sí alta.

Esta lacra dejó en 2017 una media de un asesinato o un suicidio de una persona víctima de la LGTBfobia cada 19 horas, lo que convierte a Brasil en el país donde más se comete este tipo de crimen del mundo, según denunció la ONG.

Casi un tercio de las muertes en 2017 (30,8 %) fue causada por armas de fuego y más de la mitad (56 %) ocurrió en la vía pública, de acuerdo con el levantamiento realizado con datos de la propia asociación y noticias publicadas en medios.

El reporte denunció la impunidad de este tipo de delitos en Brasil, pues menos del 10 % de los crímenes deriva en la apertura de un proceso contra los sospechosos, que en su mayoría eran personas sin ningún vínculo con la víctima.

Con 59 víctimas, el estado brasileño más golpeado en 2017 fue Sao Paulo, donde todos los años se celebra en su capital un multitudinario Desfile del Orgullo Homosexual, que congregó el año pasado a unas 3 millones de personas.

Uno de los datos de 2017 destacados por la ONG es el aumento del 6 % de los asesinatos contra los transexuales con respecto al año anterior.

"El crecimiento es particularmente grave. Se estima que los travestis y transexuales no deben pasar del millón de personas, lo que significa que el riesgo de un trans de morir víctima de la homotransfobia es 22 veces mayor que los gais", indicaron los autores de la investigación.

El estudio compara la situación de Brasil con la de Estados Unidos, donde, según sus datos, 25 transexuales fueron asesinados, frente a las 191 transgénero brasileños en 2017, por lo que el riesgo de muerte de este grupo en el país suramericano es 12 veces mayor que en la potencia norteamericana.