•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los peruanos esperan al papa Francisco con una gran alegría, derrochando entusiasmo y con fe para que Jorge Bergoglio les traiga "fuerza espiritual" para afrontar los problemas que vive el país y les permita rearmarse "a nivel moral", al menos así lo expresaron hoy los fieles que aguardaban su llegada.

Horas antes de que el vuelo que transporta al líder de la iglesia Católica aterrice en la capital peruana procedente de Chile, ya eran centenares las personas que esperaban a pie de calle en el recorrido que hará la comitiva papal desde el aeropuerto hasta la Nunciatura Apostólica, donde hoy descansará Francisco.

Jóvenes, mayores, familias y un sorprendente número de monjas jalonaban las primeras cuadras de la avenida en la que el papamovil tiene previsto inaugurar su andadura por Lima, una cantidad de personas que se acrecentaba a cada minuto mientras las autoridades comenzaban a bloquear los accesos para reservar el paso a la caravana papal.

Entre cánticos y un fervor inusitado, centenares de religiosas procedentes de varios conventos y comunidades de la capital fueron las primeras en llegar al lugar, como indicó a Efe la hermana Mónica de las Siervas del Plan de Dios, convencidas de la importancia de la visita de Francisco a su país.

"El Santo Padre es una figura importantísima para los cristianos y a los peruanos nos llena de esperanza. Vivimos una situación bien difícil en Perú a nivel moral, falta mucha unidad y esperanza y ese es el mensaje que el papa nos quiere regalar", afirmó la religiosa.

La hermana, junto con un centenar largo de religiosas de su congregación, desde novicias muy jóvenes hasta venerables ancianas, todas ataviadas con su cofias y sus hábitos e inmunes al calor del verano limeño, se mostró segura de que durante su visita el papa "nos trasladará mucha fuerza espiritual" para seguir adelante y para impulsar al pueblo "a querer ser mejor".

"El papa nos recuerda eso que el cambio lo tenemos que hacer nosotros y no esperar que otros los hagan por nosotros. No sabemos que pasará, pero como católicos tenemos la esperanza de que sí se puede y que poco a poco se pueda reconstruir este Perú", añadió.

Otro grupo destacado de fieles que aguardaba al papa era el grupo Infancia Misionera, que amenizó la larga espera con cánticos y coros, infatigables y muy felices por recibir en su casa al obispo de Roma.

Isabeli y Ana, dos amigas limeñas, también consideraron "algo muy emocionante e importante" esta presencia de Francisco en el país y se mostraron encantadas por poder "escuchar su mensaje, que es el mensaje de Dios".

"Por supuesto que la visita será una fiesta tremenda y la alegría de todos los peruanos con la bienvenida al papa. Esperemos que su mensaje traiga muchos cambios, sobre todo en este momento que pasamos en Perú", afirmó Ana a Efe.

Según comentaron, la larga espera de hoy, así como la larga espera que tendrán que sufrir el próximo domingo, el día en el que Francisco cerrará su visita con una misa multitudinaria en la capital peruana, es "un esfuerzo que vale sin duda la pena".

Se espera que Francisco aterrice en el entorno de las 17.00 hora local (22.00 GMT), y que tras una breve ceremonia de bienvenida en el aeropuerto se dirija a la Nunciatura Apostólica, donde descansará hasta que mañana viernes arranque su agenda oficial.