•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El Senado estadounidense aprobó este jueves una ley que extiende la validez de la controvertida normativa nacional de seguridad, que otorga a las agencias de inteligencia amplios poderes para interceptar comunicaciones electrónicas privadas.

Una votación de 65 votos favor y 34 en contra definió la renovación de la Sección 702 de la llamada ley FISA. Como la medida había sido aprobada por la Cámara de Representantes el 11 de enero, irá a la Casa Blanca para la sanción presidencial.

Esta legislación se tornó famosa al ser desvelada por el excontratista de inteligencia Edward Snowden, quien probó que las agencias de espionaje usaban estos mecanismos para vigilar también a ciudadanos estadounidenses, posibilidad que la ley prohíbe específicamente.

El texto establece los mecanismos que autorizan a las agencias de inteligencia a interceptar comunicaciones de ciudadanos extranjeros.

No obstante, grupos de la sociedad civil e incluso legisladores de los principales partidos políticos esperaban que la renovación de la ley incluyera mecanismos de protección de los datos de los ciudadanos estadounidenses.Donald Trump, presidente de Estados Unidos.

El nudo conflictivo de la ley es el mecanismo por el cual ciudadanos estadounidenses detectados durante el espionaje a extranjeros pueden ser identificados (o, como lo define la normativa, "desenmascarados").

Por ello, fue hilvanado un acuerdo por el que se restringió la capacidad de acceso del FBI a los millones de datos interceptados por las agencias de espionaje sobre ciudadanos estadounidenses.El Buró Federal de Investigaciones (FBI)

A partir de esta renovación, los agentes del FBI precisarán de una autorización judicial para utilizar esos datos ante un tribunal.