•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La luz ultravioleta que irradiaron las lámparas utilizadas en un evento realizado el viernes en Querétaro, en el centro de México, fue la causa de la conjuntivitis que sufrieron varios funcionarios, entre ellos el presidente Enrique Peña Nieto.

El secretario de Salud, José Narro, dijo en una rueda de prensa que tras un análisis de laboratorio se descartó que el padecimiento que afectó a 28 personas se haya debido a algún virus, bacteria o agentes biológicos o químicos.

"Los casos de conjuntivitis que se presentaron se debieron a la radiación ultravioleta de las lámparas que se utilizaron en el evento, y no a agentes biológicos y químicos", aseguró.

Narro indicó que la mayoría de los afectados están "prácticamente recuperados".

La Presidencia informó el sábado que Peña Nieto y varios miembros de su Gabinete presentaron una "fuerte irritación en los ojos" que requirió atención médica al término del evento en Querétaro.

El titular de Salud, quien también resultó levemente afectado, indicó que luego de un estudio epidemiológico realizado a una parte de los asistentes al evento, se descubrió que 28 personas presentaban síntomas.

Explicó que se analizaron muestras de tierra y alfombra para detectar presencia de virus, plaguicidas, además de medir el PH para encontrar el nivel de alcalinidad, el cual puede generar irritación, y todas las pruebas resultaron negativas.

Asimismo, se aplicaron 128 cuestionarios y se tomaron 124 muestras, en las que se demostró que 28 personas resultaron afectadas y 96 no tuvieron sintomatología.

Se analizaron las lámparas de halógeno utilizadas en el evento y "se pudo concluir que esa fue la única fuente de emisión de rayos UV", sentenció.

Detalló que el mayor riesgo fue para las personas que formaban parte del podio, el segundo nivel de riesgo fue para quienes estaban en la carpa y el tercero para quienes subieron un momento al estrado.

Explicó que tras estas conclusiones, se emitirán recomendaciones respecto al uso de este tipo de lámparas en eventos masivos como conferencias, conciertos, entre otros, para evitar que existan este tipo de complicaciones de salud.

En el estudio participaron la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).