•   Rabat, Marruecos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Tribunal de Apelación de Casablanca condenó anoche a la pena de muerte al autor del asesinato del diputado Abdelatif Merdas, perpetrado en marzo del año pasado, según recogen hoy los medios marroquíes.

El autor, Hicham Mansuri, fue encontrado culpable de "homicidio voluntario con premeditación".

La viuda del diputado de 53 años, que fue abatido con un fusil de caza dentro de su automóvil y a la puerta de su domicilio, ha sido por su parte condenada a cadena perpetua.

Pese a tratarse de un diputado (del partido derechista Unión Constitucional), el crimen no tuvo carácter político, y desde el primer momento la policía se inclinó por los motivos pasionales.

El Procurador General (fiscal) declaró entonces que "el sexo, el dinero y el deseo de venganza" habían estado detrás del crimen.

La trama que desembocó en el asesinato implicó no solo a la esposa de Merdas, Uafa Bensamadi, sino también a un sobrino de la víctima, condenado a 30 años, y a una cuarta persona conocida como "la Vidente" por sus prácticas de hechicería, que purgará 20 años.

Aunque la pena de muerte figura en el Código Penal marroquí para varios delitos que crean "alarma social" y que hay más de cien condenados en los corredores de la muerte, las ejecuciones no se llevan a cabo en Marruecos desde el año 1994; sin embargo, los sucesivos gobiernos se niegan a retirar la pena capital del arsenal jurídico marroquí.