•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Brasil registró el año pasado 6.244 muertos en accidentes de tránsito en las carreteras federales del país pese a que consiguió reducir tanto el número de siniestros como el de víctimas frente a 2016, según un balance divulgado hoy por la Policía Federal de Carreteras.

De acuerdo con el organismo, en 2017 se registraron 89.318 accidentes en las carreteras, con una reducción de 7,5 % en comparación con 2016 (96.590), que dejaron 6.244 víctimas, un número 2,7 % inferior al del año inmediatamente anterior (6.419).

De acuerdo con el balance, el número de heridos se redujo 3,5 %, desde 87.006 en 2016 hasta 83.978 el año pasado, y el de heridos graves cayó 13,8 %.

Pese a la caída tanto de los accidentes como de las víctimas, las autoridades sanitarias continúan considerando inaceptables los números dejados por la violencia en el tránsito en Brasil.

Los datos de la Policía Federal de Carreteras tan sólo incluyen los accidentes en las vías administradas por el Gobierno federal de Brasil, por lo que los números son aún más impresionantes si se incluyen los siniestros ocurridos en carreteras regionales y vecinales, que tienen peores condiciones de conservación.

De acuerdo con la Policía, la principal causa de los accidentes fue la "presumible" falta de atención de los conductores, a la que fueron atribuidos 34.406 accidentes el año pasado que dejaron 1.844 víctimas.

El exceso de velocidad provocó 10.420 accidentes con 1.007 muertos y la conducción bajo los efectos del alcohol fue la causa de 6.441 siniestros con 455 víctimas.

Según la Policía Federal de Carreteras, el tipo de accidente más frecuente el año pasado fue el choque por atrás, con 18 % del total de los siniestros, y en seguida se ubicaron las salidas de la pista (17,5 %).

La Policía aclaró que la reducción del número de accidentes y de víctimas se produjo pese a que la flota de vehículos del país subió desde 93,9 millones en 2016 hasta 96,8 millones en 2017 y a que ha crecido en un 11,6 % en cuatro años.

El organismo atribuyó la disminución de los accidentes tanto a las campañas de concienciación como al aumento del trabajo de fiscalización, especialmente en los períodos vacacionales en que aumenta el tránsito, como los festivos de navidad y año nuevo, la semana santa o el carnaval.

Los fiscales emitieron el año pasado 5,8 millones de multas por infracciones, con un crecimiento de 4,8 % frente al año anterior.

La conducta más multada fue el exceso de velocidad, con 2,3 millones de registros.

El organismo informó igualmente que el año pasado sometió a 2,2 millones de conductores a pruebas de alcoholemia y que identificó a 19.085 que estaban bajo el efecto de alcohol, un número 6,9 % superior al de 2016. De éstos, 5.994 fueron detenidos por sus altos niveles de alcohol en la sangre.

En los trabajos de fiscalización en las carreteras, la Policía se incautó el año pasado de 400 toneladas de marihuana, 10 toneladas de cocaína, 1,5 toneladas de crack, 9,5 millones de mazos de cigarros de contrabando, 2.089 armas de fuego y 189.632 municiones, entre otros elementos restringidos, según el balance anual.