•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La causa de la muerte del expolicía Óscar Pérez y de otros cinco miembros del grupo que se alzó contra el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, fue por "impacto de un proyectil en la cabeza", informó hoy a Efe la organización Foro Penal, que tuvo acceso a las actas de defunción.

"El equipo de Foro Penal ha estado con ellos (los familiares) y las vio (las actas)", dijo Alfredo Romero, director ejecutivo de esta ONG que defiende a los detenidos y muertos por motivos políticos en Venezuela.

Romero añadió que la muerte de Pérez y de otros cinco miembros del grupo fue por "impacto de un proyectil en la cabeza", mientras que la de un séptimo integrante fue por un "disparo en la cervical".

Para algunos observadores, la confirmación de los disparos en la cabeza da fuerza a la hipótesis de una "ejecución".Los familiares de los muertos en el operativo policial del lunes, calificado de "ejecución extrajudicial" por la oposición y por organizaciones pro derechos humanos, llevan toda la semana acudiendo a la morgue de Caracas reclamando que se les entreguen los cuerpos.

Foro Penal ha contabilizado más de 20 detenidos, entre ellos 8 oficiales de las Fuerzas Armadas, en relación con el caso Pérez.

Uno de los arrestados es un amigo de infancia de Óscar Pérez, que fue secuestrado por desconocidos días antes de la operación que dio muerte a los sublevados y fue detenido el miércoles por la Contrainteligencia Militar en el principal aeropuerto de Venezuela cuando intentaba irse del país.

Romero explicó que Foro Penal desconoce su paradero desde la detención.

Un grupo de personas se manifiestan en apoyo a familiares del inspector alzado contra el Gobierno Óscar Pérez

El Gobierno chavista considera "terroristas" a Pérez y los hombres que se le unieron. El inspector de la Policía científica se alzó contra Maduro en junio, cuando sobrevoló Caracas con un helicóptero de ese cuerpo policial y mostró un mensaje llamando a la desobediencia.

En un vídeo publicado en redes sociales, Pérez decía contar con varios militares y civiles dispuestos a acabar con la "tiranía" chavista, y llamaba a un alzamiento popular y militar contra el Gobierno de Maduro.

Desde la clandestinidad, Pérez publicó varios vídeos más de esas características, y en diciembre volvió a actuar al liderar un asalto a un cuartel militar en el que sometió a los soldados sin violencia y les recriminó que siguieran apoyando a la "dictadura" de Maduro pese a la grave situación en que se encuentra el país.

El grupo alzado también sustrajo armamento del cuartel en esta operación.

Según el ministro del Interior, Néstor Reverol, que dijo que dos policías murieron en el operativo, los "terroristas" abrieron fuego mientras se negociaba y se produjo un "enfrentamiento".

En varios vídeos difundidos a tiempo real por los hombres del inspector se puede ver a Pérez negociando con los agentes del Gobierno, a quienes garantizó que no dispararía y pidió que hicieran todo lo posible para no matar a los civiles que había entre ellos.

En uno de sus últimos vídeos -que al final aparece herido- dice: "Nos están disparando con RPG (lanzacohetes), con granadas, lanzagranadas, francotiradores".

Otra grabación realizada desde detrás de los agentes permite ver cómo la casa vuela por los aires tras dispararse un lanzacohetes.

La Iglesia católica ha llamado "horrible masacre" a lo ocurrido, y más de 20 expresidentes de España y Latinoamérica han condenado rotundamente el operativo, que ha conmovido a muchos venezolanos y ya se conoce como "la masacre de El Junquito".