•  |
  •  |
  • EFE

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, llegó hoy a Egipto en su primera etapa de una gira que le llevará a Jordania e Israel y que coincide con un aumento de la tensión en la región tras la decisión de Washington de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel.

El viaje, que se prolongará hasta el 23 de enero, tiene como objetivo "abordar la necesidad compartida de combatir el terrorismo y asistir a las minorías religiosas perseguidas", según un comunicado publicado por la oficina del vicepresidente.

Su oficina también destacó que las reuniones que mantendrá con los mandatarios de Egipto, Jordania e Israel son "fundamentales para la seguridad nacional y los objetivos diplomáticos" de Estados Unidos.

Pence tiene previsto reunirse con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, antes de viajar hacia Jordania, donde mañana se encontrará con el rey Abdalá II.

El lunes y el martes estará en Israel, donde tiene programado reunirse con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y con el presidente, Reuven Rivlin.

Pence también visitará el Parlamento israelí, donde ofrecerá un discurso y visitará el Museo del Holocausto (Yad Vashem) y el Muro de las Lamentaciones, situado en territorio palestino ocupado y al que el presidente estadounidense, Donald Trump, ya acudió durante su visita a Jerusalén en mayo de 2017.

La vista de Pence se produce mes y medio después de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunciara el reconocimiento de Jerusalén como la capital de Israel y el comienzo de los trámites para trasladar allí la embajada de su país, que se encuentra actualmente en Tel Aviv.

Esta decisión desató las iras de los palestinos y su presidente, Mahmud Abás, anunció que no se reuniría con Pence durante su visita a Israel, por considerar que Estados Unidos había "cruzado una línea roja", una decisión que la Casa Blanca tachó de "desafortunada".

En Egipto, tanto el jeque de Al Azhar, una de las principales instituciones del islam suní, Ahmed al Tayeb, como el papa de los cristianos coptos de Egipto, Tauadrus II, rechazaron también la invitación de Pence de reunirse con ellos.

Pence tenía programada esta visita para el pasado diciembre, en medio de la tormenta desatada por el anuncio de Trump. Sin embargo, decidió posponer su gira a Oriente Medio alegando la necesidad de su presencia en el Senado norteamericano en las mismas fechas para la votación de una reforma fiscal.

El vicepresidente norteamericano se ha embarcado en este viaje a pesar de la crisis desatada en Estados Unidos después de que ayer el Senado estadounidense no aprobó los nuevos fondos necesarios para financiar al Gobierno y abocó al Ejecutivo del presidente Donald Trump a un cierre parcial e indefinido de sus actividades.

La oficina de Pence justificó el mantenimiento de la agenda del viaje por su importancia para el país.

Mientras viajaba hacia El Cairo, el dirigente republicano criticó en su cuenta de Twitter a los senadores demócratas, a quienes responsabilizó del bloqueo parcial del Gobierno

"En lugar de resolver problemas, el liderazgo demócrata prefirió un cierre que tiene consecuencias peligrosas para nuestra defensa nacional. Su acción, esta noche, -o la falta de ella-, es inadmisible", aseguró el responsable sobre sus rivales políticos.