•   Kingston, Jamaica  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Jamaica registró cien asesinatos en lo que va de año a pesar del estado de emergencia declarado en varios distritos de la isla caribeña a causa de la alarmante criminalidad, un problema que provoca inquietud en el sector empresarial y la sociedad civil.

La Policía de Jamaica informó hoy a través de un comunicado de que entre las últimas detenciones figura la de un individuo acusado de veintiocho de los cien homicidios que se han registrado en la isla en los poco más de veinte días que van de 2018.

El presidente de la patronal Asociación de Fabricantes de Jamaica, Metry Seaga, señaló que la escalada de homicidios en la isla supone una amenaza para la buena marcha del país.

El reverendo Lenworth Anglin catalogó por su parte la situación de alarmante e intolerable.

"Es aterrador y algo con lo que no podemos vivir", dijo Anglin, miembro fundador del Grupo de Iglesias Jamaica.

Según los últimos datos de la Policía de Jamaica, los cien homicidios, un promedio de casi cinco por día, suponen aproximadamente un 15 % más que los registrados en la misma fecha del año pasado. La escalada de homicidios en la isla supone una amenaza para la buena marcha del país.

Un total de 1.616 personas fueron asesinadas en toda la isla el año pasado, un aumento del 20 % en comparación con 2016 y el número más alto desde 2009, cuando 1.680 personas perdieron la vida.

Los datos disponibles revelan que en lo que va de año en nueve de los diecinueve distritos policiales del país se registró un aumento en los homicidios respecto a 2017.

Howard Mitchell, presidente de la Organización del Sector Privado de Jamaica, dijo que los datos aportados por la Policía son una indicación de que las iniciativas actuales contra el crimen no están funcionando.

El responsable de seguridad del opositor Partido Nacional del Pueblo (PNP) de Jamaica, Fitz Jackson, responsabilizó de la escalada de asesinatos a la que dijo incapacidad del Gobierno para manejar los desafíos asociados con el crimen.

"El titubeo del primer ministro, Andrew Holness, para actuar de manera enérgica y estratégica en las áreas de alta criminalidad ha llevado al país a un estado de emergencia pública", señaló Jackson.