•   Durazno, Uruguay  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Representantes de más de veinte países acordaron el martes presionar para que se impongan sanciones contra el uso de armas químicas en Siria, en un encuentro en París en el que el Secretario de Estado estadounidense Rex Tillerson denunció la "responsabilidad" de Rusia en estos ataques.

"Ayer nuevamente más de veinte civiles, la mayoría niños, fueron víctimas de un ataque presuntamente con cloro", dijo Tillerson en referencia a nuevas acusaciones contra el régimen sirio por un presunto ataque químico en una ciudad de Guta Oriental, un enclave rebelde al este de Damasco, en el que se registraron al menos 21 casos de asfixia.

"Sea quien sea el autor de estos ataques, Rusia es en última instancia responsable", señaló el jefe de la diplomacia estadounidense durante esta conferencia en la que se lanzó esta nueva iniciativa internacional en respuesta al reciente veto ruso en la ONU sobre el tema.

"Simplemente no se puede negar que Rusia, al proteger a su aliado sirio, ha incumplido sus compromisos con Estados Unidos como garante del marco" que supervisa la destrucción de las reservas de armas químicas de Siria, según lo acordado en septiembre de 2013, agregó.A pesar de su promesa de destruir las armas, el régimen sirio ha sido acusado en varias ocasiones de haber utilizado armas químicas contra su propio pueblo. Tras la conferencia se celebró una reunión a puerta cerrada sobre Siria entre los ministros de Relaciones Exteriores de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y dos países de la región, Jordania y Arabia Saudita.

Esta reunión tenía como objetivo "devolver el proceso (de paz) de Ginebra y las Naciones Unidas al tablero de juego" antes del Congreso intersirio organizado por Rusia el 30 de enero en Sochi, precisaron fuentes del entorno del ministro francés Jean-Yves Le Drian, coanfitrión del encuentro junto a Tillerson.

'No puede seguir'

Concretamente, veinticuatro países se comprometieron durante la conferencia a compartir información y establecer listas de personas involucradas en el uso de armas químicas, en Siria, en donde la guerra ha dejado más de 340,000 muertos desde 2011.

Esta iniciativa se produce después de un doble veto ruso a proyecto de resolución para renovar el mandato de los expertos que investigan el uso de armas químicas en Siria.

"Cloro, sarín, gas mostaza, VX, estos nombres de la muerte han vuelto al frente de la escena internacional y con ellos las terribles imágenes de las víctimas de estas armas de terror", declaró Le Drian.

"La situación actual no puede seguir durante", sentenció.

Francia anunció además que congeló los activos de 25 empresas y ejecutivos sirios, franceses, libaneses y chinos acusados de ayudar al régimen sirio a desarrollar el uso de armas químicas.Localización de los ataques químicos en Siria./ AFP

Se trata principalmente de importadores y distribuidores de metales, electrónica y sistemas de iluminación domiciliados en Beirut, Damasco o París.

No obstante, en la lista no figuran responsables del régimen sirio. "No tenemos hoy elementos que nos permitan entablar estos procedimientos a nivel de las autoridades políticas sirias", admitió el ministerio francés de Relaciones Exteriores.

A pesar de su promesa de destruir las armas, el régimen sirio ha sido acusado en varias ocasiones de haber utilizado armas químicas contra su propio pueblo.

Desde 2012 se han registrado al menos 130 ataques con armas químicas en Siria, según estimaciones francesas.

Los investigadores de la ONU establecieron la responsabilidad del régimen sirio en al menos cuatro de estos ataques, incluyendo uno con sarín que mató a al menos 80 personas en 2017.

Las negociaciones sobre Siria bajo el auspicio de la ONU se reanudarán el jueves en Viena. Moscú busca también, junto a Irán y Turquía, construir una salida a este conflicto. Espera concretar una iniciativa de paz durante una cumbre en Sochi (Rusia) que se celebrará los próximos 29 y 30 de enero.

Estados Unidos anunció por su parte el 17 de enero que sus tropas permanecerán en Siria hasta la derrota total del grupo yihadista Estado Islámico.