•  |
  •  |
  • END

CUMANA, VENEZUELA / AFP

Sentados alrededor de Raúl Castro, los presidentes de los países de la Alternativa Bolivariana (ALBA) dieron ayer jueves un fuerte respaldo a Cuba y rechazaron las condiciones de Estados Unidos para levantar el embargo, en la víspera de la cumbre en Trinidad y Tobago.

El presidente venezolano Hugo Chávez anunció que vetará la declaración de la Cumbre de las Américas, que comenzará el viernes en Puerto España, y criticó a la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, quien en Haití pidió a Cuba que vaya hacia una apertura y libere a los presos políticos.

“Hillary Clinton dijo que para levantar el embargo a Cuba es necesaria la democratización de ese país, lo que implica la liberación de los presos políticos. ¿Van a seguir repitiendo el mismo cuento? Si esto es así, ¿qué podemos esperar?”, comentó Chávez en la cita del ALBA en Cumaná, en la costa oriental de Venezuela.

La reunión del ALBA, inaugurada por Chávez con un saludo a Fidel Castro, busca llevar una posición común ante la ausencia de Cuba a la cumbre continental, así como exigir el levantamiento del embargo norteamericano a la isla.

La posición de Obama

Pero desde México, Obama dijo ayer jueves que pretende “ver si Cuba está también dispuesta a cambiar” antes de tomar nuevas medidas para mejorar las relaciones entre ambos países, advirtiendo que ello no ocurrirá “de la noche a la mañana”.

Chávez, por su parte, expresó que “a Obama hay que, no pedirle, sino exigirle que cumpla las resoluciones de Naciones Unidas” de levantar el embargo.

La crítica por la exclusión de Cuba y la demanda del levantamiento del embargo también fueron apoyadas por los otros gobernantes del ALBA.

“Que me expulsen de la OEA, que por ser marxista-leninistas nos expulsen de la OEA”, exclamó el presidente boliviano Evo Morales.

Mientras gobernantes latinoamericanos buscan reintegrar a Cuba a la Organización de Estados Americanos (OEA), Raúl Castro dijo que su país no busca regresar al organismo, del que fue marginado en 1962 por presiones de Washington.

El proyecto del Sucre

Los presidentes del ALBA también debaten en Cumaná el proyecto de crear una moneda común, llamada sucre, y estrategias ante la crisis económica.

“Nuestras naciones no tienen la capacidad por sí solas de transformar estructuralmente el orden económico internacional, pero sí el poder de sentar nuevas bases y construir sus propias relaciones económicas”, dijo Castro, mientras Chávez propuso crear “mecanismos de cooperación como ALBA con China e Irán”.

Los líderes del ALBA estarán hasta el viernes en Cumaná, desde donde viajarán juntos (salvo Castro) a Trinidad al primer encuentro de Obama con los gobernantes de América Latina.

En la cita del ALBA participan, además, los presidentes Evo Morales (Bolivia) y Daniel Ortega (Nicaragua). También asisten como invitados el mandatario de Paraguay, Fernando Lugo, y el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves.

“Alguna vez en las Naciones Unidas o en la OEA alguien le ha dado el beneficio a los Estados Unidos de erigirse de juez de los pueblos democráticos de América Latina”, declaró Lugo.

El ALBA fue creada en 2004 por Cuba y Venezuela para contraponerse al Área de Libre Comercio para las Americas (ALCA), que impulsaban varios países latinoamericanos y Estados Unidos.