•  |
  •  |
  • END

LA PAZ / AFP

El gobierno boliviano aseguró este jueves que “terroristas mercenarios” planearon asesinar al presidente Evo Morales, a su vicepresidente García y al prefecto opositor Rubén Costas, aunque éste dijo que el caso podría ser un “show montado” por el oficialismo.

El propio Morales confirmó desde Venezuela que un grupo de mercenarios extranjeros, tres de los cuales fueron abatidos el jueves en Santa Cruz (este de Bolivia), pretendía atentar contra su vida y la del vicepresidente Álvaro García Linera.

Según el mandatario, estas personas pensaban “atentar contra la vida del vicepresidente, y la de Evo Morales. Son mercenarios extranjeros, son irlandeses, húngaros y por supuesto no hay bolivianos”.

No obstante, el vicepresidente boliviano Álvaro García afirmó en su país que el grupo estaba conformado por “mercenarios extranjeros y bolivianos”, y explicó que los foráneos llegaron “desde Croacia e Irlanda”.

Ante las informaciones emitidas por el gobierno, el prefecto opositor de Santa Cruz, Rubén Costas, dijo en conferencia de prensa que el Poder Ejecutivo debería investigar hasta aclarar lo ocurrido, aunque declaró que “todo lo sucedido parecía un show montado” por el oficialismo.

“Es raro que surja esto antes de una Cumbre (de las Américas, en Trinidad y Tobago), seguro va a ir el presidente (Morales) a denunciar un supuesto complot de la derecha”, aseguró Costas, cabeza visible de la oposición a Evo Morales.

Morales se encuentra en Venezuela para participar en una reunión de la Alternativa Bolivariana para las Américas (Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, Honduras y Dominica), previa a la cumbre de las Américas.

Abatidos en hotel de Santa Cruz

Ayer jueves, en un céntrico hotel de Santa Cruz, fueron abatidas a tiros por la Policía, tres personas que, según el viceministro de Gobierno (Interior), Rubén Gamarra, eran parte “de un grupo terrorista”.

Gamarra explicó que tras el enfrentamiento --en el que otras dos personas fueron detenidas--, se realizaron rastrillajes en varias zonas de la ciudad y se halló explosivos y armamento “de grueso calibre” en un depósito de la privada Cooperativa de Teléfonos de Santa Cruz, en una feria empresarial manejada por grupos opositores.

Según fuentes oficiales en Bolivia, los individuos de diversas nacionalidades también habrían realizado seguimientos al presidente Morales en sus desplazamientos por territorio local, así como el funcionamiento de su sistema de seguridad personal.

Por su lado, el comandante de la Policía boliviana, general Víctor Hugo Escóbar, afirmó que hay serias sospechas de que el grupo tiene responsabilidad con el atentado con explosivo --que no dejó víctimas--, perpetrado el miércoles en la casa del cardenal Julio Terrazas, máximo jerarca católico.

Acotó que “el Gobierno va a disponer de todos los medios necesarios para encontrar otras ramificaciones, no estamos ante una célula, se supone que hay otra célula por la cantidad de armas y explosivos decomisados” en Santa Cruz, una rica región del país opositora al gobierno de Morales.

Sobre la identidad y nacionalidad exacta de los fallecidos y detenidos, la Policía prometió que en las próximas horas se dará una información precisa, mientras el Ministerio Público comenzó a dirigir las primeras indagaciones.