•   Kabul, Afganistán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos siete miembros de una misma familia, seis de ellos niños, murieron hoy al ser alcanzados en su casa por un proyectil en la provincia de Ghazni, en el sur de Afganistán, informó a Efe una fuente oficial.

El portavoz del gobernador de la provincia, Arif Noori, responsabilizó a los talibanes por el lanzamiento esta mañana de morteros contra la casa, situada en Qarabaghi, un barrio de Ghazni, capital de la provincia de mismo nombre.

Tras el ataque, las fuerzas de seguridad lanzaron una contraofensiva en la zona en la que han sido abatidos 15 insurgentes. Foto: Archivo/END

"Seis niños y una mujer murieron y otros tres menores están heridos", indicó el portavoz.

Tras el ataque, las fuerzas de seguridad lanzaron una contraofensiva en la zona en la que han sido abatidos 15 insurgentes, agregó Noori.

"Las fuerzas de seguridad lanzaron una operación terrestre y también han efectuado un bombardeo aéreo sobre la zona de la que provino el disparo", dijo el portavoz, que preciso que los insurgentes que dispararon el mortero murieron en el ataque.

Un portavoz talibán, Zabihulá Muyahid, manifestó a Efe que el proyectil no fue disparado por este grupo y responsabilizó de los muertos a la OTAN asegurando que bombardearon cuatro casas en esa zona.

El incidente se produce después de que el pasado día 16, los insurgentes dispararan contra un mercado local con este tipo de proyectiles en la provincia norteña de Faryab causando 5 muertos y 45 heridos.

En otro incidente, el pasado 21 de enero, nueve civiles murieron en la occidental provincia de Herat por una bomba en la carretera colocada por los talibanes, que habitualmente usan este tipo de táctica contra las fuerzas de seguridad.

Según la misión de las Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA), las víctimas civiles como consecuencia de enfrentamientos terrestres entre los actores del conflicto armado aumentaron un 7 % en los primeros nueve meses de 2017 en comparación con 2016.

En ese periodo, 2.640 civiles murieron y 5.379 resultaron heridos como consecuencia directa del conflicto.