•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Supuestos miembros de una banda de narcotraficantes que opera en el estado brasileño de Ceará asumieron hoy la autoría del ataque que este sábado causó 14 muertos, que las autoridades vinculan a disputas por la venta de drogas en la región.

El grupo conocido como Guardianes del Estado, nacido hace años en las cárceles de Ceará, divulgó en las redes sociales unos mensajes en los se atribuye el ataque, ocurrido la madrugada de este sábado en un club de un humilde barrio de Fortaleza, la capital de Ceará.

Según testigos, los atacantes habrían sido unos quince hombres que llegaron al club en tres automóviles, dispararon a mansalva en un patio en que se celebraba una fiesta y huyeron sin dejar rastros.

En los mensajes, cuya autoría no ha sido confirmada oficialmente por la Policía, que sin embargo admite que esa banda es la principal sospechosa, los supuestos miembros de Guardianes del Estado dicen que el ataque fue una "represalia" contra el llamado Comando Vermelho.

Las autoridades han confirmado que ese grupo de narcotraficantes nacido hace décadas en Río de Janeiro ha comenzado a operar también en Ceará y, según fuentes policiales citadas por medios locales, eso ha desatado una "guerra" por el control de la venta de drogas.

En otros mensajes que circulan en las redes sociales, supuestos miembros del Comando Vermelho también responsabilizaron del ataque a los Guardianes del Estado y asegurado que habrá "venganza", lo que ha generado temores sobre un posible recrudecimiento de la violencia en Ceará.

Durante el último año, en ese estado del noreste de Brasil se registró un total de 5.023 homicidios, lo que representó un aumento del 47 % respecto a 2016, de acuerdo a las estadísticas oficiales.Los atacantes habrían sido unos quince hombres que llegaron al club en tres automóviles.

Según esos mismos datos, el 82 % de esas muertes violentas tuvo relación con asuntos vinculados al tráfico de drogas.

Las autoridades de Ceará han intentado transmitir calma a la sociedad y asegurado que el ataque contra el club del barrio de Cajazeiras fue un "hecho aislado" y que "no hay motivos para el pánico", según declaró el secretario de Seguridad, André Costa.

Además de los 14 muertos, el ataque dejó seis personas heridas, que hoy seguían ingresadas en el hospital José Frota, el principal centro médico de Fortaleza.