•   Pekín, China  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El ministro de Asuntos Exteriores japonés, Taro Kono, se reunió hoy en Pekín con su homólogo chino, Wang Yi, un encuentro en el que el titular nipón subrayó la necesidad de "presionar a Corea del Norte para cambiar sus políticas", en alusión a sus pruebas nucleares y de misiles.

"Ambas partes acordaron que tienen el objetivo común de una península de Corea desnuclearizada y coincidieron en la necesidad de cumplir completamente las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas", destacó en rueda de prensa en Pekín el portavoz de Asuntos Exteriores japonés Norio Maruyama.

La visita de Kono, primera de un jefe de la diplomacia nipona a China en casi dos años, también sirvió para tratar el conflicto que ambos países mantienen en el mar de China Oriental, principalmente por la soberanía de las islas Diaoyu/Senkaku.Kono también fue recibido hoy en Pekín por el primer ministro Li y por el consejero de Estado Yang Jiechi.

Los ministerios de Exteriores de China y Japón señalaron que en el encuentro se acordó la futura creación de un mecanismo de contacto aéreo y marítimo para poder intercambiar información, dado que la frecuente incursión de buques y aviones militares chinos en zonas próximas a las Diaoyu/Senkaku -controladas por Japón- ha sido motivo habitual de roce entre Pekín y Tokio en los últimos años.

"Las dos partes coinciden en que el mar de China Oriental ha de ser un mar de cooperación y amistad y, para ello, debemos mantener un contacto cercano", dijo Maruyama.

Pese al tono cordial de la reunión, Kono indicó a Wang que espera que incidentes como la reciente incursión de un submarino chino en aguas contiguas al disputado archipiélago no se repitan.

La visita de Kono coincide con el cuadragésimo aniversario del Tratado de Paz y Amistad Chino-Japonés, un documento de especial importancia para la diplomacia de dos países que estuvieron enfrentados en la Segunda Guerra Mundial y no reanudaron sus lazos hasta 1972. La visita de Kono, también sirvió para tratar el conflicto que ambos países mantienen en el mar de China Oriental.

China y Japón, tradicionales rivales y con rencillas históricas aún no resueltas, viven un momento de relativa calma en sus vínculos que coincide, sin embargo, con la elevada tensión de Pekín con otros gobiernos de la zona, como el de Corea del Sur, por la instalación en ese país de un escudo antimisiles estadounidense.

Al respecto, Kono y Wang acordaron hoy la pronta celebración de una cumbre trilateral entre Pekín, Tokio y Seúl, que posiblemente se celebrará en Japón durante la visita que este año planea realizar a ese país el primer ministro chino, Li Keqiang.

Maruyama adelantó hoy que, tras esta visita y con la intención de continuar unos intercambios de alto nivel bilaterales que en años de más tensiones estuvieron paralizados, se organizará el viaje del primer ministro nipón, Shinzo Abe, a China y el del presidente chino, Xi Jinping, a Japón, aunque todavía no hay fechas fijadas.

Kono también fue recibido hoy en Pekín por el primer ministro Li y por el consejero de Estado Yang Jiechi, responsable de Exteriores en el Gabinete.