•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Especialistas cubanos propusieron la aplicación de una cuarentena interna en plantaciones de caña de azúcar con el objetivo de impedir la extensión de la enfermedad "escaldadura foliar", informan hoy medios de la isla.

En un estudio recién publicado en la revista de la Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba (ATAC), investigadores de las provincias de Artemisa, La Habana y Mayabeque, recomendaron evitar que los ataques de la dañina enfermedad causen graves efectos depresivos sobre los rendimientos agrícolas e industriales en la caña.

Rememoraron que la primera aparición de la enfermedad en el país caribeño se remonta al año 1978 en zonas de la provincia oriental Camagüey que fueron declaradas en cuarentena, y consideró que en la actualidad su presencia está, con mayor o menor intensidad, en la mayoría de las áreas sembradas de caña Cuba.

También propusieron mantener una vigilancia fitosanitaria permanente para la detección precoz de focos primarios, y el establecimiento de una composición de sembrados favorables a la resistencia, según cita la estatal Agencia Cubana de Noricias (ACN).

Los autores de la investigación, titulada "Vulnerabilidad ante la escaldadura foliar", pertenecen al Instituto de Investigaciones de la Caña de Azúcar, con sede en La Habana, y sus colaboradores integran el Grupo de Extensionismo y Servicios Agrícolas, de Mayabeque y Artemisa, así una unidad empresarial.

La Asociación de Técnicos Azucareros de Cuba es la organización profesional más antigua del país, fundada el 3 de enero de 1927, y tiene la misión de contribuir, mediante la capacitación, las asesorías y la gestión de proyectos al desarrollo local sostenible, aumentando la calidad y competitividad del personal técnico de la agroindustria de la caña de azúcar.

Actualmente, la zafra azucarera cubana 2017-2018 se encuentra en ejecución desde principios de diciembre pasado, afectada por las abundantes lluvias y los estragos que causó el azote del huracán Irma en la isla.

La producción de la cosecha anterior sobrepasó los 1,8 millones de toneladas, según datos del grupo azucarero estatal Azcuba, encargado de dirigir este sector.

La industria del azúcar fue en otros tiempos la locomotora económica de Cuba, pero desde los años 90 del siglo pasado, coincidiendo con la caída del bloque soviético, sufrió una drástica caída que la llevó a tocar fondo en la zafra 2009-2010, con solo 1,1 millones de toneladas, la peor producción en 105 años.